El entrenamiento de la plantilla es el mismo que el 100% de los equipos de Tercera División. El teletrabajo y las pautas marcadas por el preparador físico Miguel Fontán es a lo que se agarran los jugadores para sobrellevar el confinamiento en la mejor forma posible.

La mejor noticia está en la buena evolución de los lesionados, pese a la imposibilidad de poder recibir tratamiento de fisioterapia. Al menos Rafa Sáez podrá disponer de todo su plantel en el caso de poder reanudar la competición.