Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

Un Asmubal en constante crecimiento

El club cuenta con 120 fichas federativas y 9 equipos en total

Uno de los equipos del Asmubal esta temporada. // Noé Parga

Uno de los equipos del Asmubal esta temporada. // Noé Parga

Un total de 120 fichas federativas completan los planteles de los 9 equipos con que cuenta esta temporada el club, y que jalonan el buen momento del balonmano, que ha calado como deporte en uno de los municipios más pequeños de O Salnés. De ellos, tres equipos en categoría benjamín, en la que, aún siendo mixta la competición federativa, el Asmubal ha decidido optar ya por separar femenino y masculino. "Nos decidimos esta temporada por confeccionar tres planteles cortos -explica la presidenta Silvia Lobato-, en aras a que todos los niños dispongan de muchos minutos compitiendo en cancha, para formarse mejor y disfrutar así más de este deporte". A ellos se unen dos equipos alevines mixtos, un infantil femenino y otro masculino, además del juvenil femenino y los dos sénior, el masculino, colíder, y que apunta este año al que, de lograrse, sería un histórico ascenso a Primera Autonómica, y el femenino que pretende buscar pelear por meterse en el sector nacional de ascenso a la División de Plata, donde militara hace dos temporadas.

En el plano social el club se halla en una fase de crecimiento, no en vano cuenta actualmente con 207 socios numerarios. "Incrementar esa masa social -apunta Silvia Lobato- es el objetivo, y nos planteamos crecer hasta los 300 en estos dos próximo años". Y es que la entidad venía de no contar con masa social, y que antes de 2012, cuanto el anterior presidente José Manuel Aspérez asume el club, tan solo contaba con 50 asociados. Tras un impasse, se propuso empezar a crecer para asentar el cimiento de esa masa social tan necesario para cualquier club que se precie.

Y en el ámbito económico el club viene trabajando en los últimos ocho años en sanear una entidad que arrastraba una deuda considerable. "A día de hoy -explica la presidenta- estamos a punto de saldar toda la deuda, que esperamos finiquitar al final de temporada. Los espónsores que hemos logrado cerrar para dar nombre a los diversos equipos han sido vitales, e incluso en esta campaña el lograr acuerdo con las firmas Tecnelsa para el sénior femenino y Bodegas Aquitania para el masculino, han supuesto una inyección económica vital para afrontar los retos de estos equipos, y equilibrar un presupuesto que, en el total de los equipos del club, ronda los 50.000 euros". A ello unen las aportaciones de socios, empresas colaboradoras y subvenciones de las administraciones.

Entre esta última está la del concello de Meaño -la más suculenta- para financiar la escuela municipal de balonmano que se ofrece a través del club, y que acaba de conocer en este 2020 el incremento que contemplan ya en los presupuestos municipales, y que ascenderá a 6.500 euros, superando en 500 la aportación municipal de los últimos años. Pese a ello la presidenta recela de la cifra: "La aportación que desde hace años da el concello a esta escuela, que no ha hecho más que crecer, nunca se ha movido de los 6.000 euros. Incluso los 500 que se nos anuncian para 2020 es un agravio comparativo en relación con lo que mueven y crecen otras entidades del municipio: nosotros movemos 120 fichas federativas, estamos creando cantera, llenando prácticamente el pabellón cada fin de semana como nunca se había visto en Dena, generando afición por el deporte? Pero pese a ello el concello no apuesta de forma decidida por un balonmano que está siendo además la única vía consolidada para el deporte femenino que se ofrece en Meaño".

En el debe, queda una generación perdida en la categoría cadete, y en el juvenil masculino, en las que no se ha logrado cerrar equipos para este año. "Es una generación que se nos ha quedado cortada -reconoce la presidenta-, y en la que cabe trabajar para ver si vamos subiendo la hornada de infantiles y alevines que viene detrás, y completar así equipos en todas las categorías". Para ello el club buscará trabajar convenios de colaboración y entendimiento con otros equipos de la zona para sacar adelante todos los equipos, volviendo a apuntar el Teucro como un socio preferente para tal fin.

Otra de las claves está en saber hacer de un equipo técnico que está logrando engranar la formación desde abajo. Un equipo que integra un Víctor Garrido que dobla su trabajo entre el sénior masculino y el juvenil femenino, y al que se suma el vigués Juan Costas, que ha llegado en mitad de temporada para asumir las riendas de sénior femenino, dispuesto a aportar la dosis de experiencia de un técnico muy reconocido en el mundillo de balonmano. Su apuesta, junto con la de la directiva, es ya el ir mejorando paso a paso la estructura y filosofía de club deportivo.

Para la base, como monitores, el Asmubal cuenta con la labor de Pablo Garrido, Carlos Gehrhardt y Laura Miniño, integrantes de los equipos séniors. A este trío se suma una Sara Estévez en proceso de formación. Y esta última quiere ser también una apuesta del club para contar en un futuro cercano con técnicos de la zona con vista a hacerse cargo de los bancos. "Estamos trabajando en estrecha colaboración con la Federación para tal fin -afirma Silva Lobato-. De hecho, a finales de febrero se prevé que eche a andar un curso de monitores de balonmano en versión on line, y que tendrá luego una fase presencial en un pabellón aún por definir. El objetivo está siendo animar a varios jugadores a que realicen esta formación. El requisito es tener los 16 años cumplidos y la titulación de ESO, una oportunidad inmejorable para que los jóvenes aficionados a este deporte obtengan una titulación para empezar a dirigir equipos de la base en cualquier parte de Galicia.

Compartir el artículo

stats