Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un triunfo que refuerza el optimismo

Un gol de Pedro Beda alza al Arosa a la tercera posición ä Muy buena aportación de dos de los debutantes, Catú y Mon, en un partido en el que los de Rafa Sáez fueron claramente de menos a más en su rendimiento

El debutante Catú midiéndose en una carrera con el estradense Juanín. // Bernabé

El debutante Catú midiéndose en una carrera con el estradense Juanín. // Bernabé

Jornada redonda la número 22 del curso para el Arosa por varios motivos. El primero y más evidente, su triunfo en A Estrada que supone el primero del presente año. Una alegría que vino con el añadido de los resultados favorables de sus rivales directos y que han ayudado a situar a los de Rafa Sáez en la tercera posición.

La sensación de solidez y de control del partido del Arosa fue en aumento a medida que transcurría el choque. Sin embargo, desde el primer momento quedó constancia que el juego iba a discurrir por derroteros de disputa y duelos individuales mientras no llegase a su etapa madura. El Estradense optó por reducir espacios en su campo y buscar a Juanín como lanzadera hacia la portería rival. Enfrente un Arosa, con los debutantes Mon y Catú en el once, dispuestos a asumir el peso del partido. El primer cuarto de hora fue totalmente arlequinado. Una mano reclamada en el área local y un disparo desde la frontal de Beda que se fue ligeramente desviado, fueron los primeros intentos de inquietar a Cascallar.

El balón parado fue el camino que encontraron los de Alberto Mariano para acercarse al área contraria. Una falta lateral botada por Juanín fue rematada de cabeza en el segundo palo por Carabán. Pronto replicó Mon con una volea que se fue fuera por poco. Una rigurosa tarjeta amarilla a Catú coincidió con el inicio de los mejores momentos de los rojillos con Juanín como protagonista. Primero al desaprovechar una acción de mano a mano ante Táboas y, solo un minuto después, estrellando una falta en la cruceta cuando ya se cantaba el 1-0. Por si fuera poco, el propio delantero estradense falló un claro remate sin llegar a conectar con el balón solo en el segundo palo poco después.

Eran momentos en los que el Arosa sufrió mucho sin ser capaz de dar continuidad a su juego ofensivo. Los de Alberto Mariano, mucho mejor posicionados, parecían tener el partido donde querían controlando en todo momento el ritmo del juego.

El descanso fue casi un alivio para los visitantes. Catú, con molestias musculares tras 45 minutos de muy buen nivel, solicitó el cambio dando entrada Sáez a Iago Martínez. La lectura de partido en el vestuario volvió a ser acertada y el Arosa salió a hacerse con las riendas del juego a base de un fútbol mucho más propositivo y de mayor control del balón.

Enfrente un Estradense que fue perdiendo peso en el desarrollo del partido limitándose a tratar de destruir el juego visitante. Con un Mon agigantando su figura con el paso de los minutos a la hora de dar criterio, los arlequinados fueron poniendo un rumbo muy firme a la portería rival. En ello, la sociedad Pedro Beda-Róber asumió los galones para poner en jaque a la defensa local. Sus combinaciones cerca del área se sucedieron en muy pocos minutos dando serios avisos de sus aviesas intenciones. Incluso Róber estuvo muy cerca de anotar un gol olímpico, poniendo en serios aprietos a Cascallar con su golpeo desde el córner.

Precisamente en un saque de esquina llegaría el único tanto. Fue nuevamente Róber el que sirvió desde el ángulo para poner el balón en la testa de un Pedro Beda que no desaprovechó la mala salida de Cascallar para anotar su gol número 14 esta temporada.

Todavía restaba media hora por delante, pero fue un tiempo que no sirvió para nada más que no fuese confirmar la sensación de solidez y control que el Arosa impuso en toda la segunda parte. Enfrente el Estradense se resignó a no poder llegar al área rival, aspecto en el que tuvo mucho que ver el excelente trabajo de toda la línea defensiva en cuanto a capacidad expeditiva.

En esa dinámica el partido fue languideciendo hasta consumir su tiempo reglamentario y confirmar la victoria de un Arosa que pone fin a su racha de cuatro empates consecutivos transmitiendo unas sensaciones muy positivas en cuanto a manejo de recursos y sobriedad en su juego. A destacar la buena aportación de los dos debutantes, Mon y Catú, así como la importante presencia de aficionados arlequinados en el Municipal de A Estrada.

Compartir el artículo

stats