El Umia busca subir otro escalón en su decidido camino al ascenso. Lo hace a domicilio jugando en Moraña (16.30 horas) un equipo que, recién ascendido a Primera y con un buen arranque, se ha caído últimamente a la zona baja.

Óscar Guimeráns se congratula de la buena dinámica de los suyos, pero apela a no confiarse en Moraña. "Nos esperamos un rival -apunta- que saldrá mentalizado para estar muy juntos atrás y buscar luego el contragolpe como arma para intentar hacernos daño". De hecho, en la primera vuelta el Moraña, disciplinado en lo táctico, pusiera ya en apuros al Umia en Barrantes, muy presto al robo de balón medio cambio para atrás y apurando los envíos a Castillo en la contra.

También por la zona alta juega el Unión Dena en A Garda, los dos equipos metidos en la promoción, con un Dena cuarto, que aventaja en tan solo un punto al Guardés, que es sexto. En el capítulo de bajas, importante sobre todo la de Núñez en la medular y al que se une Gabri en la zaga. Juan Alarcón augura "un partido complicado, pero también para ellos, porque vamos a salir sin complejos, aunque sabemos que es un campo grande que nos puede pasar factura". De hecho, en A Sangriña, el Guardés solo cedió una derrota y dos empates en esta liga, y hace dos jornada le hacía hincar el pie al líder Umia (2-1).

Como locales dirimen sus jornadas Amanecer y Zacande. Los grovenses lo hacen recibiendo en Lampáns al Tyde (17.00 horas) en un partido para escapar de la zona susceptible de arrastres y ante un equipo tudense que, tres puntos por arriba, se antoja rival directo por ese objetivo. Y el Zacande lo hará recibiendo a un Caselas (16.30 horas) que llega segundo, apretado por el Alertanavia con el que mantiene el pulso por el ascenso. Atención sobremanera a un Maykel Barbosa, goleador del Caselas.

Finalmente el Unión Grove visita a un Arcade (16.15 horas) que pugna por las plazas de promoción. El precedente de la primera vuelta es una derrota en Monte da Vila (3-5), pero los grovenses, abocados a su condición de colista, se encomiendan a un golpe de fortuna para enderezar el rumbo tras una racha de seis jornadas en las que ha caído tres veces solo por la mínima, y en las que ha cosechado dos empates y una victoria.