Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano

El Asmubal fortalece su estructura

El club recupera el equipo sénior masculino en un proyecto liderado por Víctor Garrido

Los hermanos Garrido, Víctor y Pablo, serán piedran angulares en el proyecto de revitalización del balonmano masculino meañés. // Muñiz

El Asmubal Meaño recuperará para la temporada 2019-20 el equipo senior masculino de balonmano partiendo desde Segunda Autonómica. Lo hará después de una campaña de vacío, en la que el club únicamente contó en esta categoría con la sección femenina. La piedra angular para afrontar este reto es el regreso del técnico Víctor Garrido, que abandonó las filas del Xallas, con el que había contraído el pasado curso, de partida, un acuerdo por dos temporadas para coordinar la base y dirigir al sénior masculino en Segunda Autonómica.

De la mano de Víctor Garrido se proyecta así la vuelta a empezar de una sección en la que se trabaja ya, no solo por recuperar el equipo sénior sino también el juvenil.

Víctor Garrido explica su regreso al cuerpo técnico del Asmubal: "dejé el Xallas -explica- por unas discrepancias con el presidente que me llevaron a solicitar la baja voluntaria y dejar la disciplina del club". Agrega al respecto que "mismo al día siguiente de mi renuncia me llamó ya la presidenta del Asmubal, Silvia Lobato, y cuando nos sentamos para estudiar el nuevo proyecto, sentí al momento la pasión por recuperar una ilusión enorme. Para mí volver a Meaño es como volver a casa, y retomar aquello que en su día hicimos con el femenino: lograr partir con un equipo senior y luego aspirar al ascenso y llegar a la División de Plata".

Otro de sus alicientes estará en uno de los fichajes que confirma ya el club meañés, y que es el regreso de su hermano Pablo Garrido, a quien dirigirá en Meaño. Un Pablo Garrido que ya había pasado por las filas del Asmubal dando luego el salto a Primera Nacional con el Bueu, categoría en la que esta pasada temporada jugó militando en el Calmear Rasoeiro, siendo uno de sus referentes grovenses a la hora de dirigir al equipo desde sus posición de central.

"Regresar a Meaño y, por encima, dirigiendo a mi hermano -apunta Víctor Garrido- y luego entrenar con él la base resultará entrañable por ese vínculo familiar que tanto nos une a los dos, y podremos trabajar junto para hacer realidad este proyecto"

Víctor Garrido asumirá así la función de técnico del equipo sénior y juvenil masculino, y coordinará la sección masculina junto con su hermano. Entre los dos asumirán también la coordinación de las categorías mixtas de la base.

Las gestiones de Víctor Garrido están resultando claves para lograr reunir el mínimo de jugadores que se requiere para contar con un plantel comprometido con el proyecto. El club insta además a cualquier jugador en edad juvenil o sénior, que quiera enrolarse en esta disciplina deportiva y probar con el club meañés, a ponerse en contacto con la entidad.

La otra noticia está en la sección femenina en la que el Asmubal ha cerrado el acuerdo de renovación con Cynthia Bello para seguir dirigiendo al sénior y asumir la coordinación de las categorías de la base femenina. Un equipo sénior donde la duda para el plantel seguirá siendo Raquel Sineiro, la lateral y su gran referente en el ataque, pero que sigue pendiente a volver a valorar de nuevo su situación física con el ligamento cruzado, que le obligará a someterse próximamente a una nueva resonancia. Y es que el temor a una lesión grave planea todavía en su mente, para decidir su regreso a las canchas.

Carta blanca

Por su parte la presidenta del Asmubal, Silvia Lobato reconoce su satisfacción por estar cerrando los puestos claves del cuatro técnico, en aras de seguir potenciando el balonmano en la comarca saliniense. "El regreso de Víctor Garrido -afirma- es clave para recuperar la sección masculina, que era uno de los objetivos que nos habíamos marcado para la nueva temporada, y en el que trabajamos de lleno para verlo cumplido". "Nuestra confianza en Garrido es tal -agrega- que tiene carta blanca para trabajar en la conformación del equipo sénior, y para ello está realizando contactos con varios jugadores para militar en el proyecto del Asmubal Meaño. Se muestra tan optimista en que cristalice que el equipo saldrá con el objetivo de pelear por la zona alta de la tabla".

Meaño, un concello con tan sólo 5.300 habitantes, aspira así a reunir a más de 150 balonmanistas entre todas las categorías. El cadete masculino es quizá el más flojo de efectivos y en el que el club pretende centrarse para poder sacar equipo. Para ello se buscan jugadores con una edad de 14 y 15 años que quieran probar con la práctica del balonmano.

Compartir el artículo

stats