Sin nada que perder, el Cortegada se mide mañana al Barça en el Palau Municipal d'Esports Juan Carlos Navarro tratando de aprovechar la crisis de juego y resultados en la que han caído las catalanas. El equipo azulgrana ha perdido los últimos cuatro partidos de liga, lo que le ha hecho perder comba con los puestos de play off de ascenso, cayendo hasta el quinto puesto tras ser superado por rivales directos.

Las catalanas no se pueden permitir ningún otro tropiezo si quieren estar entre los cuatro primeros puestos, por lo que el Cortegada tiene una oportunidad de sacar algo positivo si juega con la ansiedad local. La gran referencia de las barcelonenas es la veterana Anna Boleda que lidera a un equipo muy joven en el que aporta medias de 10,4 puntos y 3,5 rebotes por encuentro. Junto a ella están las jóvenes Aixa Wone, de tan solo 18 años de edad, que promedia 8,9 puntos y 5,4 rebotes; o María Dolores Pendande, que anota 9,7 puntos y captura 6,4 rebotes de media.

Las blaugranas llegan al encuentro después de cuatro tropiezos, uno de ellos esperable, pero los otros tres de difícil digestión. El primero de ellos fue ante el intratable Celta Zorka, escuadra que tan solo ha perdido un encuentro, pero el resto fueron ante un rival directo en la lucha por la fase de ascenso, como es el León, y las otras dos con equipos que están por debajo en la clasificación, como son el Ibaizábal y el Arxil. Los dos últimos partidos en casa han supuesto dos derrotas contundentes, cuando hasta ese momento, tan solo el Celta había sido capaz de doblegar al Barça.

Pese a que las indicios apuntan a que el Barça no atraviesa por su mejor momento de juego, en el Cortegada no se fían, y hacen bien, ya que en la primera vuelta, aquellas consiguieron vencer en Fontecarmoa por un marcador de 46-59. En dicho encuentro en Vilagarcía brillaron Regina Aguilar, que recibieron las mejores valoraciones del partido. En aquel encuentro, las vilagarcianas no estuvieron muy acertadas, ya que los porcentajes de acierto en el tiro fueron bastante pésimos, sobre todo en los tiros de tres puntos, al quedarse tan solo en el 10% (2 de 21 intentos)