El Calmear Rasoeiro recibe hoy al DKV Gijón (18.00 horas). Un choque en el que para los grovenses prima la necesidad de un triunfo balsámico que les saque de las plazas de descenso, máxime teniendo en cuenta que se miden a un Gijón que llega en mitad de la tabla, pero ante el que esperan poder competir de lleno dado que suele perder potencial a domicilio.

La parte positiva es que Quito Parada prevé contar con Bruno Montesinos, tras su lesión, junto con Borja, e incluso Moto puede regresar por fin para aportar algunos minutos. La otra buena noticia, Adrián para la portería, cuyas últimas pruebas de rodilla han sido positivas y su evolución ha sido rápida, tanto que hoy mismo pueda sentarse en el banco para probar, y dar incluso, si la ocasión es propicia, algunos minutos de relevo a Aarón.

El Gijón llega en mitad de tabla con 18 puntos, la mayoría ganando como local y cayendo en Galicia en feudos accesibles como Bueu, Cangas (Luceros) o Ribeiro. Quito Parada lo define como "un equipo con mucha envergadura, fuerte en el centro y arropado atrás por un muy buen portero. Para nosotros -agrega- la mejor opción pasa por tirar de contragolpe, dado que pueden sufrir más en su balance defensivo, mientras que en ataque estático tenemos que acertar a moverlos mucho". Su jugador de referencia para atar corto es David Ortega, tercer máximo goleador de la liga con 127 goles, promediando 7,4 goles por partido, y que ya en la primera vuelta castigara al Rasu con 12 tantos.

El Rasoeiro, penúltimo con 7 puntos, precisa de unos puntos que se venden muy caros para escapar de la zona baja. De ahí que desde el club se hace un llamamiento a la afición para que suba hoy en buen número a Monte a Vila y ponga su grano para arropar a los suyos en un partido vital por la permanencia.