Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano - Primera División Nacional

El Rasoeiro no puede con el OAR

Los grovenses salvaron el 'average' particular con los coruñeses

Los grovenses están con la salvación como único objetivo. // Muñiz

Los grovenses están con la salvación como único objetivo. // Muñiz

Cayó el Calmear Rasoeiro ante el OAR, teórico rival directo por la permanencia, pero cuyos refuerzos para esta segunda vuelta le aportan un potencial tal que se prevé pueda salir en unas jornadas de esa zona baja.

La derrota grovense pudo sido aún peor, cuando el OAR, con 13 goles de ventaja en la segunda parte, peleaba por superar los 16 que le endosara el Rasu en la primera vuelta en O Grove (37-21) para salvar un hipotético average al final.

Amén del testimonial 1-1, el Rasoeiro se diluyó ante el potencial de los coruñeses, con dos extremos muy vivos en la resolución y un Diego que castigaba a los grovenses desde el lateral con lanzamientos de hasta 10 y 11 metros. Así muy pronto un parcial de 6-1, transformaba el marcador del arranque en un 7-2 que obligaba a Quito Parada a ordenar un tiempo muerto para cortar la sangría.

El cuarto de hora que le siguió no hizo sino agudizar la crisis alcanzando los locales una máxima renta de 10 en el 29 (20-10) que se traducía en un 20-11 al descanso. Pesaba por momentos lo suyo el criterio arbitral, que protestaban los grovenses, al permitir la mayor intensidad de los coruñeses.

El Rasu mantuvo una desventaja mínima de 8 goles en el marcador (22-14 en el 33), y a partir de ahí mantuvo el pulso para no ceder ese hipotético average, moviéndose el marcador entre los 9 y los 11 goles, hasta alcanzar en el 52 una máxima de 13, que ponía la cifra de 16 al alcance de los coruñeses. Aún así disputó esa honrilla el Rasu, repitiendo el OAR ventaja de 13 en el 57 (39-26), que se quedó en 39-28. Excesivos goles para un equipo grovense que pelea por mantener la categoría y que encajaba la friolera de 39 goles.

Quito Parada valoraba el choque: "Este es otro OAR, llamado a no estar ya abajo y preparado para competir con cualquiera. Además puso mucho más intensidad que nosotros, y se lo permitieron por momentos en exceso, con su filosofía de dejar jugar. Pese a la avalancha, el equipo aguantó el tipo en la segunda parte".

Compartir el artículo

stats