El Calmear Rasoeiro visita mañana domingo Pontevedra para medirse en el pabellón municipal a las 12 del mediodía al Teucro. Partido prácticamente inaccesible para los grovenses ante un equipo que se prevé cuente además con dos jugadores del primer equipo de Asobal para reforzar el plantel.

"El Teucro tiene una primera línea de escándalo y mucha profundidad de banco", reconoce Quito Parada. Añade el técnico que "es un conjunto tan completo que es difícil encontrarle puntos flojos, si acaso su pivote en ataque, pero que con la velocidad de juego que imprime el conjunto y su lanzamiento exterior apenas precisan tirar desde esa posición".

El Teucro había arrancado esta liga un tanto timorato, pero su reacción tras las primeras jornadas, le deja ahora a la séptima plaza, y en condiciones de, aunque no luchar por el ascenso, sí de pelear ya por la zona noble. En su haber su poderío anotador materializando 30 goles de media por partido, con Alberto Garrido y Diego Prada como máximos realizadores. El precedente de la primera vuelta en O Grove se saldó con una ajustada victoria visitante (30-31), un partido en el que el Rasoeiro tiró de una defensa numantina en la segunda parte para remontar, pero, con polémica arbitral de por medio, los de Quito Parada se quedaron en la orilla.

En cuanto al choque el Rasu concurrirá con las bajas de Pablo Garrido y la ya consabida de Moto, que todavía no está en condiciones para el regreso a las canchas. A ello agrega el contar para la portería con el juvenil Costa más un Aarón reconvertido a guardameta ante sensible baja de Adrián para toda esta segunda vuelta.

Quito Parada reconoce ser consciente de la dificultad de la empresa: "Para nosotros este es un partido de transición, en el que lo importante es recuperar sensaciones, jugar como equipo en el ataque estático, y ganar esa confianza que precisamos para cuando lleguen esos partidos más decisivos, y el primero ya en el próximo jornada ante el Ribeiro y luego ante el OAR".