Reconocido también por su papel desde hace siete años como formador de la Federación Galega en los cursos de la Escuela de Entrenadores, Piscis se ha avenido a aceptar la oferta del Umia. Sin duda, un entrenador de campanillas para el histórico club rojillo, ahora de Primera Autonómica y que va camino, ahí es nada, del centenario -fue fundado en 1924-, y para el que la directiva se ha propuesto el reto del ascenso a Preferente.

- ¿Qué ha llevado a un entrenador como usted, que hace poco dirigía al Arosa en Tercera, a aceptar la propuesta del Umia ahora en Primera Autonómica?

- Lo que me mueve es únicamente la ilusión. Vengo al Umia a entrenar con la misma ilusión que si uno fuera al Madrid. No hay más, y eso que estos días uno ha tenido que escuchar de todo, pero a mí lo único que me mueve de verdad cuando entreno, como aquí en Barrantes, es ante todo ilusión, y lo afronto con total profesionalidad.

- ¿Cómo y cuándo le llega esa oferta del Umia?

- Me lo plantearon justo tras el parón navideño, fue algo muy rápido y lo acepté.

- ¿Con qué plantel se encontró nada más llegar?

- Me encontré con un magnífico grupo, una plantilla unida y unos jugadores muy comprometidos. Son buenos mimbres para funcionar como equipo.

- Y al llegar ¿qué entendía que le faltaba al equipo en aras a ese plus para pelear por el ascenso?

- Nada más llegar entendía que lo primero era darle una vuelta de tuerca el equipo, y eso pasaba primera por mejorar en el plano físico. Por eso hablé con los jugadores y les propuse meter un día más de entrenamiento. Cuando lo hice me sorprendió gratamente su excelente disposición, demostrando su compromiso, y lo aceptaron de muy buen grado. Así pasamos de entrenar de tres a cuatro días, metiendo ese cuarto entrenamiento en la matinal de los sábados. Es algo realmente inusual ver a un equipo de fútbol aficionado en Primera Autonómica entrenando cuatro días a la semana, tal y como sí hacen los equipos que militan en categorías superiores. Considero ese plus necesario para mejorar físicamente, asimilar y engranar los mecanismos para ser luego más competitivos y mejores tácticamente.

- En ese dibujo táctico, ¿qué Umia podrá ver ahora el aficionado en la segunda vuelta en comparación con el de la primera?

- No es mi papel el entrar a valorar o hablar del Umia de la primera vuelta. Cierto que en el plantel hay varios jugadores que conocían ya mi forma de trabajar. Mi propuesta es la de un equipo que trate de crear juego desde la combinación, evitando de partida el juego directo. Puede ser necesario, eso sí, que tengamos que apelar a ello en fases de algunos partidos, por lo que debemos estar preparados también para afrontarlo, llegado el caso. En cuanto a la parte de arriba, trabajo con la idea de manejar con uno o dos delanteros. Pero esta solo es una posición de dibujo sobre el campo. Lo importante es que el equipo esté capacitado para manejar con facilidad diversos planteamientos, no solo atendiendo al rival sino dentro de un mismo partido para poder cambiar en función de como evolucione el encuentro.

- ¿Le perjudica el campo pequeño de A Bouza como local para esa filosofía de juego?

- En Primera Autonómica tenemos que adaptarnos a todos los campos: los hay grandes como Baltar, Barreiro, A Garda, pero luego también los hay tan o incluso más pequeños que el nuestro de A Bouza. El secreto es lograr que el equipo se mueva en registros diferentes, en función del campo. Con respecto al de A Bouza en Barrantes tenemos que intentar sacar el mejor partido de él, sobre todo ante los rivales más complicados que gustan de campos grandes.

- Camiño y Sayar venían siendo dos de los hombres claves del equipo este temporada. ¿Cómo empleará Piscis a estos dos referentes en sus posiciones sobre el campo?

- A Camiño lo tuve cuatro años en Vilagarcía, y es un jugador que ha sido titular en Tercera. Al Umia le aporta un salto de calidad importante. Para mí es un hombre clave en la mediapunta, para conectar con los delanteros y esa es la posición en que le estamos colocando para tratar de sacar mejor partido de él. Sayar es un delantero interesante, apunta muy buenas maneras.

- Desde los despachos la directiva al Umia le incorpora al banco con el objetivo de un ascenso a Preferente, que sería histórico para el club. ¿Cómo ve usted ese reto desde el banco?

- Sin duda que es un aliciente, un objetivo atractivo para el club, pero en situaciones así cabe que todos tengamos los pies en el suelo. Mi filosofía es ir partido a partido, fajándose cada jornada en el campo, esa es la realidad de cada semana, y eso nos dirá dentro de ocho o nueve partidos si somos capaces y estamos con condiciones de alcanzarlo, de momento solo estamos por pelearlo.