Hoy el Cortegada despide el 2018 en Fontecarmoa. Será con el Mataró como rival a partir de las 17.30 horas y con entrada gratuita. Un partido que encierra para las vilagarcianas la posibilidad de acercarse a la zona media-alta de la clasificación con la que sería su quinta victoria de la competición.

No se presenta como una tarea ni mucho menos fácil la que tiene por delante el equipo de Rubén Domínguez. El conjunto catalán está actualmente ubicado en la séptima plaza con dos triunfos más que el Cortegada y además cuenta con una amplísima rotación de banquillo, que es precisamente de lo que adolece el cuadro local.

Con dos triunfos consecutivos se presentará en Fontecarmoa el equipo entrenado por Jordi Vizcaíno. En su plantilla destaca por encima de la media la aportación de la norteamericana Judy Jones, jugadora que por calidad y condición física genera mucha ventaja desde cualquier posición y que fue clave en el ascenso conseguido a Liga Femenina-2 por el Mataró el pasado curso, al igual que varias de sus compañeras como María Massuet, Carla Gibert, Elena Latorre u Olga Ruano. Jones es la jugadora más utilizada por su entrenador con 31 minutos de juego en los que aporta 13,8 puntos y 11,7 rebotes.

La pívot Olga Ruano es otra de las piedras angulares del Mataró. Con un promedio de 28 minutos aporta 9,5 puntos con un porcentaje de acierto muy cercano al 50%, pero es que además aporta en muchos intangibles. También puede incluirse en el capítulo de amenazas para las posibilidades locales la presencia de Itziar Llobet, jugadora procedente de Liga Femenina 1 y que es capaz de aportar en muchas facetas del juego.

Evitar la que sería la quinta derrota de la primera vuelta en Fontecarmoa es una importante motivación para las vilagarcianas. De lograrlo supondría no solo superar a un rival casi vecino en la tabla sino que también ayudaría a mantener la opción matemática de llegar al ecuador liguero con un saldo positivo.

En su camino hacia el triunfo el Cortegada es muy consciente que hay varias cuestiones en las que tiene que dar un paso hacia adelante. Una de ellas es lo referido al nivel defensivo. En sus últimos encuentros ha quedado claro que cuando las vilagarcianas están sólidas cerca de su canasta adquieren el ritmo ofensivo que más les interesa.

Otra cuestión a tener en cuenta es la relativa a mejorar los porcentajes desde la larga distancia que tanto están condicionando sus opciones.

Por otro lado, el club pone en marcha hoy una recogida de alimentos y juguetes nuevos a favor de Amigos de Galicia que se pueden entregar en el pabellón.