23 de noviembre de 2018
23.11.2018

Una rivalidad que vuelve al origen

Los primeros equipos de baloncesto masculino sénior de Vilagarcía y Cambados, Sigaltec y Xuven, vuelven a coincidir en un partido oficial mañana en Fontecarmoa

23.11.2018 | 03:46

Mañana en Fontecarmoa (18.00 horas) se revivirá una de las rivalidades deportivas más características de la comarca. Las circunstancias han devuelto a la primera plana los duelos entre el baloncesto vilagarciano y cambadés. Catorce años después del último encuentro oficial entre el Xuven y el ahora Sigaltec en categoría sénior, mañana ambos clubes se volverán encontrar en el origen de la tradición. Una Primera División Autonómica que se aleja de las épocas de mayor bonanza, pero con un recobrado espíritu local que retrotrae al origen del baloncesto en la comarca.

El baloncesto arousano masculino ha recuperado por una fatal casualidad el catalizador que potenció el crecimiento de clubes como el Xuven de Cambados y el Basket Base Club. Pocos serían los que apostarían porque ambas entidades se volviesen a cruzar deportivamente hablando cuando hace pocos meses en Cambados se podía disfrutar de la mayor categoría que alcanzó nunca este deporte en la comarca.

Primero fue el antiguo Inelga el que se desmarcó de las categorías autonómicas. Corría la temporada 1997-98 cuando el club aceptó una invitación para integrar la Liga EBA, una categoría en la que permanecieron hasta el curso 2008/09 llenando sus vitrinas con hasta tres títulos de campeones del grupo y tres subcampeonatos de Copa Galicia cayendo ante clubes con pedigrí ACB como Ourense y Breogán.

Pero los problemas económicos atraparon a los vilagarcianos. La directiva decidió aquel verano de 2009 prescindir de su equipo sénior para volver al más puro amateurismo y, con ello, saldar la deuda adquirida. Un proceso en el que ahora mismo se encuentra el Xuven de Cambados, club que por aquel entonces militaba en la actual Primera Autonómica y que pasó a ocupar el vacío de representación arousana en Liga EBA aquel 2009. Ahí empezó a sentar las bases de unos éxitos deportivos sin precedentes llegando a ser incluso el campeón de España de la categoría en un glorioso 2013 con Yago Casal al mando de las operaciones. Ese fue el año que se ascendió a LEB Plata donde se completaron cinco temporadas de un baloncesto nunca antes saboreado por estos lares. Incluso en uno de ellos, de la mano del técnico vilagarciano Manu Santos, el club amarillo se quedó a las puertas de ganar la liga y lograr el ascenso a LEB Oro.

Mientras en O Pombal se paladeaba el profesionalismo, en Vilagarcía seguía madurando un proyecto por y para los jugadores formados en la cantera. En solo tres años se lograron dos ascensos partiendo desde la categoría más baja federativamente hablando, para asentarse en Primera Autonómica con la juventud como indiscutible sello en una competición con jugadores muy expertos.

Y ahora, catorce años después, los primeros equipos sénior de Vilagarcía y Cambados vuelven a encontrarse tras el error de tramitación burocrática que hizo perder al Xuven el pasado verano sus derechos deportivos en Liga EBA.

Un duelo que llega en un escenario de dificultad deportiva y económica. Una vuelta a los orígenes muy alejada de aquella realidad de sueldos mileuristas y de fichajes de otros lares. Dos equipos que vuelven a dar sentido a lo de sentir la camiseta sin ninguna otra motivación adyacente que no sea la de tener el orgullo de defender al primer equipo del club al que deben su formación deportiva y buena parte de la personal.

El cambadés Miguel Sineiro y el vilagarciano de orígenes lucenses Xoán Trigo son los actuales técnicos. Ellos han asumido la responsabilidad de llevar a buen puerto sus respectivos proyectos con la característica compartida de la indudable juventud y la ilusión a raudales. Por si fueran pocos los paralelismos también la propuesta de baloncesto se maneja en unos cauces similares. La agresividad defensiva y el juego en velocidad son características compartidas.

Todos aquellos que se animen a acudir a Fontecarmoa mañana por la tarde tendrán asegurada la posibilidad de disfrutar de una rivalidad en esencia con vilagarcianos y cambadeses defendiendo sobre la cancha los intereses deportivos de los primeros equipos de sus localidades en la amplia mayoría de los casos.

Incluso además del aliciente deportivo, la directiva del CLB ha querido celebrar esta recuperada rivalidad con la celebración de un magosto. Se espera la presencia de una notable presencia de seguidores en la vuelta a los orígenes de la rivalidad Vilagarcía-Cambados con canastas de por medio.

Un nuevo lugar de encuentro entre Sigaltec y Xuven que se espera sea a la vez un punto de partida sobre el que volver a construir crecimiento proporcional a los recursos con la experiencia como mejor enseñanza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas