DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se va un hombre de la casa amarilla

Manu Santos llegó a los banquillos del Xuven de Cambados para ejercer de segundo técnico y colaborar en la confección de las diferentes plantillas que ha tenido el club en los últimos años. El joven técnico vilagarciano estuvo a la sombra de Yago Casal y de Miguel Ángel Hoyo durante varias temporadas, hasta que la llegada de Antonio Lema a la presidencia de la entidad, que coincidió con la marcha de Hoyo, hizo que el departamento técnico se fijara en él.

Santos respondió con sobresaliente a esta confianza demostrada por el club. Durante la temporada que ha ejercido como primer entrenador el equipo cambadés logró la mejor clasificación histórica en LEB Plata, tercero, pero se mantuvo en la lucha por el título prácticamente hasta el final de la campaña. El reto no era precisamente fácil, ya que Santos se vio obligado a compenetrar a un grupo de jugadores muy jóvenes, a los que imprimió carácter sobre la pista y los convirtió en un equipo que apabulló a sus rivales durante algunos momentos de la temporada.

Compartir el artículo

stats