España deja un buen sabor de boca

Triunfo con claridad sobre la selección china a falta de un mes para el arranque de los Juegos de París

Raúl Rodríguez

España se llevó el Trofeo Ciudad de Vigo de baloncesto femenino tras derrotar a la selección china por 23 puntos de diferencia. Un marcador engañoso, y que seguro que en nada se va a parecer al del próximo 28 de julio, fecha en la que las dos selecciones se vuelven a enfrentar en el primer partido de los Juegos Olímpicos de París.

Los dos equipos llegaban a este primer test serio de la temporada con ausencias en sus formaciones y con jugadoras que finalmente se caerán de la lista que viajará a París. Además, estaba claro que ni españolas ni chinas iban a descubrir sus cartas a poco más de un mes para volverse a ver las caras en la primera jornada de los juegos.

El equipo entrenado por Miguel Méndez estuvo más centrado que en la primera jornada del torneo ante Turquía. El equipo hizo un buen trabajo defensivo y ya se sabe aquello de que si defiendes bien, lo del ataque siempre es mucho más fácil.

Las alternativas fueron constantes en el primer cuarto. China mandaba en el marcador, pero con una ligera ventaja que, en el mejor de los casos, fue de cinco puntos a dos minutos para la conclusión del cuarto. El equipo chino buscaba el juego interior de Han Xu, que esta vez se colocó dentro de la zona, complicando las opciones de tiro de las españolas. Y es que con sus 2,11 de altura, cada vez que estiraba los brazos ponía un muro ante las tiradoras españolas.

María Araújo, feliz.

María Araújo, feliz. / Marta G. Brea

La tónica continuó en los segundos diez minutos de juego, aunque a medida que se acercaba el final del cuarto, España conseguía abrir una brecha en el marcador, que inició María Conde con un triple, a tres minutos para el final.

Tras el paso por los vestuarios, el equipo entrenado por Miguel Méndez dio un paso adelante en el trabajo defensivo. Estaba claro que ninguno de los dos equipos estaba dispuesto a mostrar sus cartas, por lo que el juego buscaba casi siempre a las interiores, para que estas vieran aro con mucha más facilidad.

China fue perdiendo poco a poco fuelle. El partido del día anterior ante Turquía le pasó factura, y con el paso de los minutos llegaban tarde a las ayudas, facilitando el trabajo del combinado español de cara al aro. Los últimos diez minutos de juego comenzaron con España once puntos arriba en el marcador, 48-37. Destacaba el hecho de que China solamente hubiese anotado 37 puntos en treinta minutos de juego, algo que no suele suceder habitualmente, y eso dice mucho del trabajo defensivo realizado por el combinado español.

Paula Ginzo y Leonor Rodríguez.

Paula Ginzo y Leonor Rodríguez. / Marta G. Brea

Los últimos diez minutos de juego no tuvieron demasiada historia. Un dato resume lo que fueron los últimos diez minutos de partido y es que China anotó su primera canasta de juego a los ocho minutos. Una situación que España no desaprovechó para sentenciar de forma definitiva el encuentro, llegando a tener hasta 27 puntos de ventaja a su favor.

A lo largo de los cuarenta minutos de juego, destacó la pelea de Han Xu con sus dos marcadoras, Laura Gil y Lola Pendande, que intentaron por todos los medios frenar a la torre china, que fue la MVP del partido con veinte de valoración.

Al final del encuentro, satisfacción en las filas españolas por la victoria, pero conscientes de que solamente ha sido el segundo partido de preparación, y que todavía queda un mes por delante.

Las jugadoras españolas tendrán hoy el primer día libre después de varias semanas de trabajo, y aprovecharán la circunstancia para conocer más la ciudad de Vigo y, por supuesto, viajar a las Islas Cíes.

Ha sobresalido el apoyo recibido por los aficionados vigueses, que prácticamente llenaron el pabellón de As Travesas, animando constantemente a todas las jugadoras y participando en todos los concursos que organizó la Federación.

"Hemos estado mejor que el otro día"

“Veníamos aquí para entrenar, para hacer arrancar al equipo y jugamos dos partidos para buscar ritmo competitivo después de bastante tiempo sin que las jugadoras jugasen”, dijo Miguel Méndez ayer, a la conclusión del encuentro contra China, en declaraciones a los medios de la Federación Española de Baloncesto.

El técnico gallego valoró la parada en Vigo como un primer paso en la gira de preparación para los Juegos Olímpicos, que están aún a algo más de un mes, mejorando las prestaciones contra China tras lo visto el viernes ante Turquía. “Hoy hemos estado, en cuanto a ritmo competitivo, mejor que el otro día”, afirmó.

“Más chisposas, ha salido mejor todo lo que no tiene que ver con sistemas, con juego por conceptos, con el conocimiento de las jugadoras entre ellas. Creo que hemos sacado un partido en el que hemos cumplido todos los objetivos”, terminó, después de un gran triunfo sobre una China que será el rival de España en el debut en los Juegos de París 2024.

Después de unos días de descanso, España viajará a Charleroi para enfrentarse a la vigente campeona de Europa y con la que jugó la final del Eurobasket el pasado verano, Bélgica, el 12 de julio, y un día después jugará contra Canadá. Antes de viajar a París, la selección jugará en el pabellón Pedro Delgado de Segovia otros dos partidos: 22 y 24, contra Australia y de nuevo Canadá.

Méndez reconocía que estaba triste porque se acabara la concentración de Vigo. “Eso supone que tengo que irme de mi ciudad, dejar de ver a mi gente, y eso nunca gusta”, comentó. Hoy los miembros de su plantilla podrán conocer la ciudad y viajar a Cíes.

Por su parte, Laura Gil afirmaba: “Creo que en la primera parte hemos repartido bien el balón y hemos estado centradas en defensa. Como decía Miguel, no sabemos muy bien qué China es de la que nos vamos a encontrar en los Juegos, pero esta vez jugaron incómodas, así que creo que nos vamos contentas”.

La viguesa María Araújo afirmó: “Hemos hecho un buen trabajo. Hemos jugado también mejor que el primer partido, y esa era la idea, la de ir creciendo poco a poco. Creo que es la intención de todos estos torneos y estos partidos que tenemos previos a París; ir creciendo y mejorando cosas con el día a día tal y como sucedió en este encuentro”.

Sobre su vuelta a As Travesas, Araújo, que con el Celta ya actuaba en Navia, reconocía: “Desde categorías inferiores no jugaba aquí. Entonces estoy muy contenta de estar aquí, de girarme a la grada y ver muchísimas caras conocidas que me ha dado el baloncesto”.