Piragúismo - Campeonato de Europa Sprint

Antía Jácome ya mira con ilusión a París

Plata de la pontevedresa en C1 200

David González Mella, segundo en paracanoe

Ochoa espera la decisión sobre la plaza olímpica

Antía Jácome, durante un descanso, estos días en Szeged. |  // RFEP

Antía Jácome, durante un descanso, estos días en Szeged. | // RFEP

Seis medallas –un oro, dos platas, tres bronces– para seguir entre las principales potencias de piragüismo en el viejo continente, quinta concretamente en el medallero tras Hungría, Polonia, Portugal e Italia. Es el resumen de cuatro días de competición en Szeged (Hungría) que culminaron con dos nuevos metales para la delegación española, con especial relevancia gallega. Antía Jácome volvió a ser la protagonista al conseguir su segunda medalla, esta vez una plata en el C1 200, y reivindicarse una vez más como una de las grandes aspirantes del equipo nacional en los Juegos Olímpicos de París.

Fue una regata poderosa que concluyó con la victoria de la polaca Borowska con un tiempo de 46.332 segundos. Jácome salió de forma fulgurante al inicio de la regata y consiguió seguir el ritmo impuesto por la campeona de Europa. Esta medalla es la sexta que consigue la pontevedresa en las últimas tres ediciones del Campeonato de Europa.

España dispuso de la opción de medalla en el K4 500 masculino, con Pelayo Roza (Fluvial de Lugo), pero el nivel exhibido por las principales potencias europeas fue demasiado para una embarcación española con mucho recorrido por delante. En la jornada vespertina fue el turno de la larga distancia (5.000 metros) y España compitió con cuatro palistas. Jaime Duro (EP Ciudad de Pontevedra) y Cristina Soutelo (Kayak Tudense), en las finales de C1, acabaron en séptima posición. En K1 masculino, Pedro Vázquez (Kayak Tudense) no pudo hacer mucho en una final que se decidió en el sprint de los últimos metros. Allí, el portugués Pimenta, el húngaro Varga y el danés Pedersen coparon los tres escalones del podio, llegando todos a meta en menos de un segundo. En la categoría femenina, la asturiana Miriam Vega rozó el bronce, pero no pudo pelear el sprint final en una prueba que se llevó la húngara Kohalmi seguido de la sueca Andersson y la noruega Virik.

El paracanoe español también dispuso de un gran final de fiesta. David González Mella (Club Kayak Tudense) se subió al segundo cajón del podio para sumar la cuarta medalla para España en este campeonato. El palista tomiñés, con discapacidad desde finales de 2021 a raíz de un accidente de bicicleta, ha conseguido cuatro medallas internacionales. Por desgracias su modalidad no está incluida en el programa paralímpico.

Ochoa hizo los deberes

El piragüismo gallego podría sumar un nuevo olímpico a su extensa nómina pero en este caso, inaugurando la lista de aguas bravas. La Federación Española decidirá esta semana qué palista envía a la competición de la novedosa modalidad de kayak cross en los Juegos de París. Y Manu Ochoa se postula con fuerza. Ayer completó su lista de méritos con una excelente séptima plaza en la cita de la Copa del Mundo disputada en Cracovia. Ochoa ya había sido el encargado de asegurar esa plaza olímpica para el equipo español en el evento anterior, celebrado en Praga, en el que además conquistó la medalla de oro. De entrada, ese resultado le permitió acudir a la ciudad polaca, quedando excluido uno de sus compañeros y competidores, David Llorente. El segoviano aporta a su candidatura el bronce logrado en el Europeo a mediados de mayo. Los piragüistas no han sido informados de los criterios que los técnicos de la Federación Española aplicarán para tomar su decisión. Pero se supone que demostrar un buen estado de forma pesará. Es lo que hizo ayer Manu Ochoa. El tomiñés llegó hasta semifinales, quedando séptimo. El otro español participante, Pau Echániz, que quiere doblar presencia en París –ya irá seguro en slalom–, quedó 36º.