El Arsenal aparcó la decepción por la eliminación de la Liga Europa, por penaltis ante el Sporting de Portugal, y propinó un golpe de autoridad en la Premier con una goleada ante el Crystal Palace para acentuar, impulsado por el talento de Bukayo Saka, su dominio en el torneo.

La victoria, la sexta seguida en el torneo, eleva la ventaja respecto al Manchester City a ocho puntos. Aunque el cuadro de Pep Guardiola, centrado este fin de semana en su compromiso copero, tiene un partido menos. En cualquier caso, no cedió el cuadro de Mikel Arteta que sigue a lo suyo, centrado en conquistar el título.

Saka fue el hombre del partido. Marcó dos goles y dio otro. Pero, sobre todo, marcó las diferencias ante un rival que languidece en la competición y que llegó al derby londinense sin entrenador. Asumió la responsabilidad Patrick McCarthy de forma provisional tras la destitución de Patrick Vieria. No mejoró. Encajó su cuarta derrota seguida y está a tres puntos solo del descenso.

Doce encuentros sin ganar acumula ya el Palace que resistió media hora, hasta que Gabriel Martinelli llevó la pelota a la red tras aprovechar una asistencia de Saka.

Fue Bukayo Saka el que amplió la ventaja de los gunners justo antes del intermedio al culminar una pared con Ben White. El gol hundió a los visitantes que decayeron en la segunda parte y recibieron otros dos goles.