El nuevo Verín, el que conduce ahora Iván González tras el cese de Juanjo Vilachá, se estrenaba ayer en casa ante el Beluso, en un partido que estuvo repleto de sanciones y que terminó con un justo reparto.

Los primer 45 minutos estuvieron igualados, ni unos ni otros tuvieron grandes ocasiones y llegaron al descanso sin goles. Pero en la segunda parte Jacobo adelantó a los suyos con un disparo en el primer minuto que pilló de sorpresa a Adrián. Se volcaron los rojillos, pero no fue hasta la entrada de Joao cuando lograron el empate. Un minuto sobre el césped y a la red.