Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atletismo

Corre, Manuel, corre

El atleta del Veteranos Samil no ha dejado de dominar la categoría M60 en Galicia pese a los tumores cerebrales de los que ha sido operado tres veces desde 2021

Manuel Suárez, en una edición anterior de La 21. La 21

Corre Manuel. Nunca se detiene ni lo hará por propia voluntad.

–Yo voy a estar corriendo hasta que pueda –le han oído decir.

Corre Manuel bajo la lluvia y contra el viento. Corre delante de sus rivales y en pos de la marca. Ha corrido tras las lesiones y pese a la enfermedad. Corre para prolongarse y derrotar al tiempo. Corre por fuera y corre por dentro. “Ya terminó mi etapa laboral. No tengo otra cosa que hacer”, afirma con la sencillez de un paso tras otro, siempre corriendo. El día 6 correrá “La 21. Howden”, la Media Maratón de Vigo, una de sus favoritas.

Manuel Suárez trabajaba como soldador en una empresa de automoción, en O Caramuxo. Y para entretenerse jugaba a fútbol hasta que a los 51 años de edad, en un partido, se rompió el ligamento cruzado y el menisco de la rodilla derecha. “Estuve seis meses recuperándome de la operación”, precisa.

Fue el traumatólogo, alcanzado ese punto de la rehabilitación, quien lo conminó a coger la bicicleta o pasear. Prefirió el paseo. Le siguió el trote y al fin el galope. “Me dio de repente”, resume. El atleta siempre había estado ahí, dormitando como las estatuas en el bloque de mármol hasta que las despierta el cincel. Aún se resistió. Se adiestraba un par de meses y paraba para reanudar después. Ni siquiera esa intermitencia opacaba su potencia en aquellas cabalgadas por Castrelos, sosteniéndole el ritmo a los jóvenes.

El atleta Manuel Suárez. Alba Villar

–Andas bien. ¿Por qué no participas en carreras? –le preguntó su amigo Juan.

“Yo era un poco reacio”, admite Manuel. Tal vez le convenció la efervescencia de la primavera. Juan se había anotado en la O Porriño 10k.

–Voy contigo. Aunque quede de último no pasa nada –aceptó.

–¡Que vas a quedar de último!

Demostró Juan su ojo clínico. “Me sentí bien”, admite Manuel. Tanto que Juan le propuso participar en la inmediata Vig Bay.

–Va a ser mucho.

–Tú la haces.

–Venga, malo será que no llegue.

De segunda carrera en toda su vida, un medio maratón. Lo preparó por su cuenta, sin grupo que lo acompañase en el proceso más que Juan ni preparador que le diseñara un programa. Cruzó la meta de Baiona en 1 hora y 34 minutos. Se recuerda diciéndose: “No ha sido tan difícil como yo pensaba”.

El 6 de noviembre participará en “La 21”, una de sus carreras favoritas

Manuel ha perseverado desde ese inicio, durante más de una década. “Me enganché de verdad cuando comencé a disputar carreras. Entrenaba cuando el trabajo me dejaba, cada vez un poco más fuerte. Al principio los resultados no eran de quedar primero ni nada”, matiza. Pronto, sin embargo, llegaron podios y ya victorias en las categorías propias de sus años. Ahora, a sus 64, domina con mano de hierro en M60. En las dos últimas semanas se ha proclamado campeón de Galicia de medio maratón en Pontevedra (1:23:25) y campeón gallego de 10.000 metros en ruta en Ames (38:41). “Estoy bastante bien. En mi categoría, como quien dice, estoy arrasando”, acepta sin asomo de vanidad en la voz.

“Conozco a mucha gente de otros clubes. Ves casos de gente mayor y temas de superación. Pero este tío es un fenómeno y no es por tirar para casa”, proclama el presidente del Atletismo Veteranos de Samil, Modesto Comesaña. “En el Campeonato de España no ha tenido su día y hay mucho gallo, pero acumula varios cuartos. Es súper humilde y nunca presume de nada de lo que hace a nivel deportivo”.

Manuel tardó en unirse al club. Varios habían pretendido enrolarlo cuando comenzó a descollar en las pruebas populares. “Yo quería ir por libre, a lo mío”, explica. Otro conocido llamado Juan, del Veteranos Samil, le insistía:

–Vente con nosotros.

Fue en la playa que los nombra, rodeado por otros miembros, cuando accedió a integrarse. Del Veteranos Samil han sido todas sus victorias desde que cumplió 59. Muchas porque Manuel compite en alrededor de 60 carreras al año y rara vez cede el oro en su categoría.

–La casa se te va a doblar de tanto trofeo –bromean los amigos.

En el Memorial Alfonso Varela, fundador del club. Cedida

En su trayectoria se incluyen los dos maratones organizados por la Vig-Bay, para los que tuvo que intensificar su habitual agenda de tres entrenamientos semanales. En 2019 se estrenó con una marca de 3 horas y 2 minutos. En el de este 2022 le coincidieron unas vacaciones y había holgazaneado ligeramente. “No lo preparé tanto”, asegura. Su tiempo: 3 horas y 3 minutos.

Entre ambos maratones se había iniciado la prueba más dura que ha tenido que afrontar. En 2021 le detectaron un tumor maligno en el cerebro. La primera intervención no limpió completamente la zona. El cáncer se había revelado como agresivo en la biopsia.

–Tenemos que abrir otra vez –le explicó el cirujano en la revisión.

Fue justo antes de la pasada edición de la Media Maratón de Vigo. El día anterior le habían sacado los puntos del cuero cabelludo. Anunció que iba a participar.

–¿Cómo vas a ir? Estás loco –exclamaron.

–Voy, que estoy anotado –“y gané en mi categoría”, rememora, ufano.

Meses después se reprodujeron los síntomas. Tenía otros dos tumores, próximos entre sí, en otra parte del cerebro. Esta vez pudieron extirpárselos en una sola operación. Le realizaron un injerto. Sucedió en junio. A la carrera de San Xoán fue con los puntos.

“No tuvimos ningún tipo de conocimiento de lo que tenía hasta hace poco, que yo me enteré de rebote por otra persona que tiene mucha confianza con él”, confiesa Modesto Comesaña. “Se lo comentó a un directivo que lo acompañó a una prueba”.

–Me pasa esto en la cabeza.

–Oye, que no es ninguna broma.

Está dando un ejemplo a todos. Pero no lo dice. Yo le pregunto porque me preocupa”, indica el presidente del Veteranos Samil, que se asombra: “Y está corriendo mejor que nunca”.

Miembros del Atletismo Veteranos Samil. Cedida

Para Manuel, el atletismo ha funcionado como terapia a la hora de gestionar emocionalmente la enfermedad. “Me ha ayudado bastante. Sales a correr y te olvidas de los problemas. Es una manera buena de evadirse un poco”, conviene.

A “La 21. Howden” del 6 de noviembre podrá asistir sin puntos ni temores. En la última revisión no han encontrado rastro del cáncer. “He corrido la Media Maratón de Vigo unas cuantas veces. Me gusta bastante, sobre todo pasar por los túneles. Es una experiencia nueva”. Manuel ha atravesado otros túneles, sin desfallecer aunque la luz titilase débilmente al fondo. Los ha recorrido de la única manera en que concibe vivir: corre, Manuel, corre.

Compartir el artículo

stats