Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mundial de MotoGP

El ejército Ducati ya tiene acorralado a Quartararo

El comportamiento del francés Zarco, que no quiso superar a Bagnaia en Tailandia, demuestra que la firma de Borgo Panigale ya ha dado órdenes de equipo a sus otros siete pilotos para ayudar a Pecco | Ciabatti, Tardozzi y Dall'Igna, jefes de Ducati Corse, no tardaron ni diez segundos en acudir al garaje del equipo Pramac, donde corre Zarco, para agradecerles el gesto de respetar el podio de Bagnaia

Fabio Quartararo (Yamaha), junto a Jack Miller. ALEJANDRO CERESUELA

Convendría no ser demasiado ingenuos cuando afrontamos los tres últimos grandes premios del Mundial de MotoGP. Convendría no pensar que las cosas están igualadas. Sería algo ingenuo creer que el campeón Fabio Quartararo (Yamaha), que sigue al frente del campeonato desde hace un montón de carreras, continúa siendo, ahora, a falta de tres pruebas (Australia, Malasia y Valencia) y 75 puntos en juego, el gran favorito, no ya como líder, sino también como flamante campeón.

No, no lo es y no solo por la crisis que está atravesando, pues no gana desde el Gran Premio de Alemania, en junio, cuando se fue a dormir, sí, sí, con 91 puntos más que el italiano Pecco Bagnaia, el escogido por la poderosa fábrica Ducati para ser campeón, sino porque su Yamaha es ya peor que la ‘Desmosedici’, que la Aprilia y, por descontado, regresado Marc Márquez, que la Honda RC213V del campeonísimo de Cervera (Lleida).

Renta anulada

Por eso puede que el ‘Diablo’ deje de ser pronto líder del Mundial y, tal vez, dentro de 13 días, en Phillip Island (Australia), le desaparezcan ya esos 2 puntos de ventaja que le lleva a Bagnaia. O, tal vez, incluso los 20 que le saca a Aleix Espargaró que, sí, cierto, anda ahí con el gancho, pero mantiene intactas, protagonizando una auténtica proeza, las posibilidades aún de ser campeón del mundo de MotoGP.

Cuando digo que no seamos ingenuos es que las órdenes de equipo, de Ducati, de los jefes de la firma de Borgo Panigale, ya han llegado a la parrilla de MotoGP. E, incluso, tal vez ni siquiera se las hayan dictado a sus siete pilotos (casi) oficiales para que no molesten a Bagnaia. Desde Jack Miller, que fue decisivo para que Bagnaia lograse el podio (3º) en Buriram, el pasado domingo, con un sermón motivador a Pecco (“debes creer más en ti mismo ¡caray!”, le dijo el australiano, que se casa este fin de semana), hasta Marco Bezzecchi, pasando por Jorge Martín, Johann Zarco, Enea Bastianini, Fabio Di Giannantonio y Luca Marini saben que no pueden pasar a Bagnaia “a no ser que podamos conseguir, con ese adelantamiento, la victoria”, como contó Zarco, que fue el primero que se entregó, ayer, a la causa de apoyar a Bagnaia para intentar que Ducati logre el título grande, que no cosnigue desde el 2007 (Casey Stoner).

Bagnaia le agradeció a Zarco que no hubiese forzado el adelantamiento y asumido más riesgo del necesario

decoration

Ya puede decir misa Bagnaia (“Zarco no me pasó porque no frenaba mucho mejor”), ya pueden contar los jefes de Borgo Panigale todas las tesis del mundo, lo cierto es que Pecco le fue a dar las gracias a Zarco, una vez acabada la carrera, “por no haber arriesgado una caída de los dos en las últimas vueltas” y que los tres jefazos de Ducati Corse (Paolo Ciabatti, Davide Tardozzi y Gigi Dall’Igna) se fueron, corriendo, al taller del equipo Pramac para agradecer el gesto de Zarco. Blanco y en botella: Bagnaia (como es normal) es el elegido y el piloto a proteger.

Pecco Bagnaia (Ducati), Marc Márquez (Honda) y Johann Zarco (Ducati), en las últimas vueltas de ayer en Tailandia. ALEJANDRO CERESUELA

¿Quieren más razones para entender que Quartararo corre, ahora sí, contra un equipo de ocho pilotos? Zarco hizo la vuelta rápida, repito, la vuelta rápida de carrera, en el giro 19 (1.38.941 minutos), ¡justo la vuelta en la que atrapó a Bagnaia y se situó pegadito al italiano, en cuarta posición! Y, a partir de ahí, anoten: 1.39.271, 1.39.940, 1.39.896….hasta el 1.40.272 y 1.40.042 de sus últimas dos vueltas. Es decir, llegó como un cohete hasta a Bagnaia, superando en el camino a Márquez, y, nada más pegarse al colín del líder de Ducati, empezó a rodar un segundo más lento por vuelta.

No es extraño, pues, que algunos medios de comunicación franceses criticaran la actitud de su compatriota Johann Zarco, pues otro francés, Fabio Quartararo, es el líder, el campeón y quien pelea con Bagnaia por el título. Es más, muchos mensajes en las redes sociales franceses le sugieren a Zarco que "si no piensa ayudar a Quartararo, lo que debe hacer es solicitar la nacionalidad italiana".

El 'Diablo', desesperado

Quartararo, que abandonó Buriram (Tailandia) sin hablar con su equipo técnico, ni los ingenieros de Yamaha, ni los técnicos de Michelin, ni siquiera los medios de comunicación, sabe que ya se le ha agotado el crédito. O gana, o vuelve al podio, o deberá ceder el trono. El domingo, cuentan, su moto no tenía agarrre, pues los neumáticos sufrieron de exceso de presión y arruinaron su carrera. Cuentan. Les ocurrió lo mismo a sus compañeros de marca Franco Morbidelli y Cal Crutchlow. El 17º puesto del ‘Diablo’ en Buriram es su segunda peor clasificación desde que debutó en MotoGP, en el 2019.

Mundial de MotoGP, a falta de tres carreras (75 puntos): 1. Fabio Quartararo (Francia, Yamaha), 291 puntos; 2. ‘Pecco’ Bagnaia (Italia, Ducati), 217; 3. Aleix Espargaró (España, Aprilia), 199; 4. Enea Bastianini (Italia, Ducati), 180 y 5. Jack Miller (Australia, Ducati), 179.

Compartir el artículo

stats