Rafa Nadal se estrenó en Wimbledon, tercer ‘Grand Slam’ de la temporada, con una trabajada victoria ante el argentino Francisco Cerúndolo, ante el que necesitó cuatro sets (6-4, 6-3, 3-6, 6-4), en un partido donde notó todavía cierta falta de adaptación a una superficie en la que apenas ha jugado y en el que estuvo cerca de irse a un quinto parcial.

El ganador de 22 ‘grandes’ volvió a la Central del All England Tennis Club en lo que era su primer partido en la hierba londinense desde 2019 y el primero oficial también en los últimos tres años desde que el suizo Roger Federer le cerrase el pase a la final, y necesitó más de tres horas y media para citarse con el lituano Ricardas Berankis en la segunda ronda.

El balear no terminó de carburar, pero tiró de experiencia para superar el primer examen en busca de ir subiendo su nivel y su pie pareció no mermarle en su movilidad, aunque necesitará afinar más sus golpes desde el fondo después de acumular 41 errores no forzados. Cerúndolo, 41 del mundo y tampoco un especialista en esta superficie, jugó sus armas en su tercer partido en un ‘grande’, pero no supo aprovechar sus opciones para haber metido más presión al campeón en Melbourne y París, experto para salir de las situaciones más complicadas que vivió en el primer y el cuarto parcial, que por momentos parecieron estar más cerca de su rival, que perdonó demasiado y lo acabó pagando.

Nadal se encontró ya con problemas en el primer set. Ahí empezó dominando y llegó a tener un ‘break’ de ventaja, pero que perdió a continuación. Luego, tuvo que afrontar una delicada situación cuando con 4-4 se vio 15-40, momento en el que su saque y su temple funcionaron a la perfección para evitar un susto. Cerúndolo lamentó no cerrar esa puerta porque el español le quebró a continuación para ponerse por delante.

Ese golpe no afectó al argentino, que apoyado en un gran ‘drive’, continuó dando ‘guerra’ al doble campeón en Wimbledon, aunque volvió a verse penalizado tras no aprovechar su opción de rotura. Nadal no perdonó la suya en el siguiente juego tras levantar un 40-15 y cogió una ventaja que ya no soltó para ponerse dos sets a cero arriba y cerca de la segunda ronda.

Y un nuevo ‘break’ rápido al inicio del tercer parcial parecía que acabaría con la emoción en la Central. Sin embargo, el de Manacor no acertó esta vez y perdió rápidamente esa ventaja, lo que acabó por desatar la confianza de Cerúndolo. Este rompió en el octavo juego para ponerse 5-3 y saque, y pese a que el español salvó dos bolas de set y tuvo otras dos de rotura, la manga finalmente premió la fe del argentino.

Este se creció y pasó a ser el dominador del choque. El balear no encontraba su mejor juego y el partido se le continuó poniendo cuesta arriba. Cerúndolo hacía mucho daño y la grada se preparaba casi para una quinta manga cuando rompió y tuvo otras cuatro opciones para haberse puesto 4-1 y servicio. Nadal salió del laberinto el que se había metido y con 4-2 en contra aceleró para desactivar a su rival y llevarse los últimos cuatro juegos para avanzar de ronda.

Por otro lado, la gran noticia del día fue que uno de los grandes favoritos, el italiano Matteo Berrettini, ha tenido que retirarse después de dar positivo por Covid.