Javi Díaz continuará una temporada más en el Frigoríficos del Morrazo. El Cangas ha confirmado la renovación del veterano guardameta rosaleiro, que cumplirá de este modo su quinta campaña en O Gatañal y la vigesimosegunda en la máxima categoría del balonmano español. Díaz continuará haciendo historia a sus 47 años, ya que es el tercer jugador con más partidos en la Asobal, 620, y tiene a tiro al segundo en este ranking, el ya retirado Juanín García, que disputó 628. El récord de Jota Hombrados (767) parece a buen recaudo, al menos por el momento.

“Venía para un año y ahora ya mejor no digo nada”, señala con buen humor antes de añadir que “estoy contento en Cangas, me encanta el club, estoy al lado de casa y haciendo lo que más me gusta”. Lo cierto es que, al contrario que en años anteriores, Javi Díaz apenas tuvo dudas de su continuidad, “más que nada porque fue una temporada impresionante y porque físicamente estoy mucho mejor”. El desencadenante de esa mejoría física se produjo en el mes de febrero, cuando se le detectó una intolerancia al gluten. “Fue por casualidad, pero desde entonces bajé nueve kilos y todos los dolores que tenía se me han reducido mucho, sufrían las articulaciones. Era terrible”, desvela.

“Ahora me encuentro muy bien, y peso lo que pesaba cuando tenía 25 años. Se nota en todo”, afirma. Con estos condicionantes, seguir un año más era la opción más viable. “En la cabeza siempre está lo de la retirada y es algo que hablo en casa, pero si el club quiere, el entrenador también y me encuentro bien después de un año muy bueno....”, dice.

Díaz firmó esta pasada temporada unos números de 242 paradas de 848 lanzamientos en competición liguera, con un porcentaje de acierto del 29 por ciento. Su inicio fue estratosférico, lanzando a los suyos a convertirse en el equipo revelación de la Liga y entrando en el siete ideal de la jornada en un par de ocasiones. “Hicimos una primera vuelta de escándalo y la segunda nos costó. El parón no nos vino bien porque estábamos genial, después llegaron los cantos de sirena en una plantilla joven que no sabía gestionarlos, y luego había equipos fuertes abajo que tenían que salir. Si a eso le sumas las lesiones, que perdemos los últimos partidos de un gol... Fue un cúmulo de muchas cosas”, razona.

De cara a la próxima temporada afirma que habrá que reconstruir el equipo. “Es el Cangas y esto es lo que nos va a tocar, luchar por abajo e intentar salvarnos”, subraya. De los fichajes señala que “Del Arco es un fichaje top, de los cinco mejores de la Liga si descontamos a los jugadores del Barcelona”. Pero del resto subraya que son una apuesta que habrá que encajar en los sistemas. “Chaparro viene de División de Honor Plata, Rares de Portugal y Dorado es un extremo y es una posición menos decisiva. Lo que se ha fichado tiene buena pinta, pero no será lo de este último año con un equipo ya hecho”, sentencia.