Galicia no se baja del podio en el mundo del piragüismo. Se mantienen algunos nombres como el de Teresa Portela, Rodrigo Germade o Carlos Arévalo y aparecen otros como el de la pontevedresa Carolina García que formó parte del K-4 femenino que conquistó la plata en la Copa del Mundo de Racice, la primera gran competición después de los Juegos y el primer examen al que se enfrentan las embarcaciones en el periodo de preparación que debe concluir en los Juegos de París en 2024.

Carolina García, Laia Pelachs, Sara Ouzande y Teresa Portela fueron las que abrieron las puertas de la alegría en la selección española con una medalla de plata en el K4 500, con el doble premio, además, de la clasificación para el Mundial de Canadá. El cuarteto español hizo un tiempo de 1.32.94 y sólo fue superado en 83 centésimas de segundo por Polonia. En el barco, una de las nuevas ilusiones en este ciclo olímpico y que trabaja bajo el mando de Daniel Brage, hay dos gallegas: la pontevedresa Carolina García y la canguesa Teresa Portela que en este ciclo seguramente doble entre la embarcación de equipo y el K-1. La medalla de plata de este equipo de reciente creación y resultados inmediatos es una de las grandes noticias de esta cita. Por cierto que Ouzande, aunque no se gallega, también tiene mucho que ver con Galicia porque es miembro del Kayak Tudense.

La segunda alegría de la jornada era una apuesta segura con el K4 500 español de Saúl Craviotto, Carlos Arévalo, Marcus Walz y Rodrigo Germade que enseñaron la popa a sus rivales con un tiempo de 1.19.32. A casi un segundo llegó la embarcación ucraniana y a 1.36 segundos la lituana. Una vez más los gallegos Rodrigo Germade y Carlos Arévalo ven engordar un palmarés ya impresionante de por sí.

La tercera y cuarta medalla llegaron juntas gracias al doblete español en el C2 500. Cayetano García y Pablo Martínez se colgaron el oro con un tiempo de 1.37.87, mientras que Joan Moreno y el pontevedrés Adrián Sieiro fueron segundos con 1.37.98. La tercera posición fue para Italia.

La quinta medalla se la colgó Marcus Walz, que demostró estar hecho de acero al colgarse el bronce en K1 500, apenas media hora después de haber ganado el oro con el K4 500.

Antía Jácome

María Corbera y la pontevedresa Antía Jácome fueron los nombres propios de la tarde tras conseguir una plaza en la final del C1 200. La palista madrileña dominó la serie y entró con la mejor marca, mientras que la atleta gallega fue segunda demostrando que, poco a poco, va superando las molestias que la tuvieron lejos del agua durante un tiempo. Ella es una de las grandes esperanzas de futuro del piragüismo gallego y esta es un de las primeras pruebas en las que debía medirse a la élite mundial después de haber sido quinta en los últimos Juegos Olímpicos.