Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Murza, el futbolista ucraniano que se refugia de la guerra en Alicante

El conjunto rojillo ha acogido al centrocampista de 21 años procedente de la máxima categoría de su país. "Estoy muy feliz en esta ciudad, hace que se me olvide por momentos el conflicto", señala

Artur Murza posa en las instalaciones de La Nucía.

Solo habla ucraniano y alguna palabra suelta en inglés, pero sus gestos lo dicen todo y no necesita expresar con palabras su agradecimiento a La Nucía por la acogida que ha tenido desde el primer día. Artur Murza abandonó el FC Metalist, equipo de la máxima categoría de Ucrania, huyendo del conflicto bélico de su país para viajar a Finestrat donde vive con su tío, que es su representante, y con algunos familiares afincados en la provincia. No tardó en llegar a un acuerdo con La Nucía, que le acogió con los brazos abiertos y desde el primer momento se ofreció a ayudarle en todo lo que necesite.

Se trata de un centrocampista de grandes cualidades que ayudará al conjunto de César Ferrando en los entrenamientos en este tramo final de la temporada. Sigue teniendo ficha con su equipo de Ucrania, pero su futuro es una incógnita y no descarta quedarse a jugar en España si le surge alguna oportunidad. En Ucrania deja familiares y amigos y espera reencontrarse con ellos cuando acabe la guerra y vuelva la calma. De momento, el joven jugador ucraniano se centra en el fútbol que lleva practicando desde pequeño y, vestido con los colores de La Nucía, trata de evadirse del duro conflicto bélico que se vive con Rusia desde hace un mes.

A Murza el estallido de la guerra le cogió en Turquía donde estaba de pretemporada con su equipo. Tras finalizar la preparación, el centrocampista decidió trasladarse a Finestrat donde ya había estado en más de una ocasión con sus algunos familiares. Otros miembros de la plantilla, sin embargo, tuvieron que regresar a Ucrania.

"Estoy muy bien en el equipo y espero que la guerra acabe muy pronto"

decoration

Murza está muy agradecido por el trato que está teniendo en el conjunto nuciero aunque preocupado por la guerra que se vive en su país donde tiene a muchos familiares. "Estoy muy feliz en La Nucía, aquí me olvido un poco de la guerra que se vive en mi país", señaló el centrocampista ucraniano. "Estoy muy bien en el equipo y espero que la guerra acabe muy pronto", expresó el centrocampista, que ha sido muy bien recibido por los jugadores del equipo en la semana del enfrentamiento ante el Murcia. Además, Murza se ha mostrado encantado con las instalaciones deportivas de la ciudad nuciera. Esta temporada jugó en el segundo equipo 15 partidos en los que anotó seis goles y dio dos asistencias. Este año iba a debutar en el primer equipo pero el estallido de la guerra le ha dejado con un gran número de incógnitas. Es una de las promesas de su país y de momento desconoce dónde acabará jugando.

El futbolista ucraniano da toques al balón. David Revenga

Pero no ha sido el único refugiado que ha acogido La Nucía. En las últimas semanas la Academia ha abierto las puertas a dos jugadores de 11 y 12 años que ya se encuentran entrenando con el equipo. Sus familiares de acogida están encantados con el club y con la oportunidad que se les da a estos futbolistas. Uno de ellos procede de la cantera del Dinamo de Kiev y es una de las grandes promesas de Ucrania.

El club nuciero está recibiendo un gran número de solicitudes de refugiados ucranianos de categorías inferiores para incorporarse a la entidad. La Nucía no cierra las puerta a nadie y trata de gestionarlo de la mejor forma posible. Se trata de un club en crecimiento continuo muy sensibilizado con los problemas actuales de la sociedad.

Murza seguirá en La Nucía hasta final de temporada como uno más de la plantilla aunque sin poder competir. Aunque solo habla ucraniano no tiene problemas en comunicarse con algunos jugadores de la plantilla que han jugado en Rusia.

Compartir el artículo

stats