Antequera levanta hoy el telón a la Final a Ocho de la Copa del Rey con la presencia por segunda vez en su historia de un Frigoríficos del Morrazo para el que la cita supone un premio pero también la oportunidad de recuperar sensaciones. El conjunto cangués se mide esta tarde (15 horas, pabellón Fernando Argüelles, con el arbitraje de los asturianos Friera Cavada y Álvarez Menéndez) al Ademar León en busca de un billete para las semifinales del torneo en lo que supondría escribir una nueva página dorada en los anales del club. La escuadra que dirige Nacho Moyano no quiere desaprovechar la oportunidad de brillar en un torneo que ilusiona en el vestuario y que podría servir de punto de inflexión para que el Cangas vuelva a ser el de las primeras 17 jornadas del campeonato.

“Es un partido completamente distinto a todos los demás. La ilusión y las ganas de este fin de semana hacen que uno se abstraiga del resto”, admite un Nacho Moyano que, al igual que muchos de sus hombres, debuta en una fase final a la que el Frigoríficos llega reactivado tras el parón de las selecciones. “Hemos hecho los dos o tres mejores entrenamientos de este año”, apunta el técnico madrileño. No ha sido una cuestión de actitud, sino puramente física. “Es la primera semana sin prácticamente incidentes”, añade. Martín ha superado su lesión de tobillo y jugadores como Gayo, Quintas y Brais también se han recuperado del proceso vírico que les impidió jugar ante el Atlético Valladolid. El preparador de los de O Morrazo dispone de la totalidad de efectivos, incluyendo a un Nacho Salgado que ya ha tenido rodaje las últimas jornadas con el filial.

Así las cosas, la expedición canguesa está integrada por los porteros Javi Díaz y Gerard Forns; los pivotes Quintas, Asensio y Martín; los centrales Rubén y Salgado; los laterales David Iglesias, Brais, Gayo, Aizen y Santi López; y los extremos Dani Fernández, Moisés, Menduiña y Jenilson. Ayer llegó a Antequera tras un vuelo Santiago-Málaga y tuvo ocasión de realizar un entrenamiento en el polideportivo en el que hoy se medirá a los leoneses.

Moyano confía en poder explotar la ilusión de los suyos para compensar la mayor experiencia de un club como el ademarista. “Mi único miedo es que nos pueda un poco el ambiente, pero no por la presión, que no tenemos ninguna”, señala, antes de añadir que “es un partido en el que no hay nada que perder y todo que ganar”. Y, a pesar del precedente en Liga, en el que el Cangas rompió dos décadas de dominio del Ademar para imponerse por 29-31, el técnico subraya que “en condiciones normales cualquiera le da un 99 por ciento de favoritismo a ellos y no a nosotros”.

Más allá de los componentes anímicos, Moyano se centra en mejorar el rendimiento de los suyos en las cuatro fases del juego (defensa, contraataque, repliegue y ataque), pero con una atención especial a evitar las pérdidas de balón. “No se pueden conceder ante un equipo que corre como el Ademar”, subraya. Es una de las cuestiones fundamentales para conseguir invertir la tendencia mostrada en las últimas semanas en la Liga Sacyr Asobal. El Cangas suma cuatro derrotas consecutivas, el Ademar cuatro triunfos seguidos, dos de ellos a domicilio ante Logroño y Bidasoa. Pero la Copa es diferente y el conjunto morracense quiere demostrar que está de vuelta tras haber superado sus problemas de lesiones.

En el Ademar la actividad deportiva solo es igualada por la que ha habido estas últimas semanas en los despachos. La principal novedad en los de Manolo Cadenas será el estreno de Aidenas Malasinskas, fichado hasta final de temporada. Su llegada y la recuperación de Semedo compensará las lesiones de Jozinovic y Milosavljevic. No estará en pista la última incorporación de los leoneses, confirmada ayer mismo, la del lituano Deividas Virbauskas, hermano del ya ademarista Zanas Virbauskas.

El Barcelona, indiscutible favorito

El Barça tratará de prolongar a partir de este viernes en la localidad malagueña de Antquera su hegemonía en la Copa del Rey de balonmano con la consecución de su noveno título consecutivo, tras un último mes de competición en el que los azulgrana se han mostrado menos intratables que de costumbre. Pese a la incuestionable superioridad de los de Antonio Carlos Ortega el conjunto barcelonista, condicionado por sus compromisos europeos, no ha sido el implacable rodillo que domina con puño de hierro las competiciones domésticas. Los azulgrana se enfrentan hoy en el partido de cuartos de final al Helvetia Anaitasuna(19:45 horas) que entrena el pontevedrés Quique Domínguez. Los otros dos partidos de cuartos de final son el Bidasoa Irún - Fraikin Granollers (12:30 horas) y el Iberoquinoa Antequera - Ángel Ximénez Puente Genil (17:15 horas).