Tras dos años de letargo, el Circuito de carreras populares RunRunVigo volvió a ponerse en marcha con una de sus pruebas más emblemáticas: la Subida ao Castro. Una pruebas que retrata de forma perfectamente la ciudad. Carrera corta, pero muy dura.

Una fiesta deportiva que transcurrió desde en el punto más bajo de la ciudad, en la calle Montero Ríos, hasta el conjunto amurallado de O Castro, pasando en esta ocasión junto a las rampas de Gran Vía.

Después de completar los tres kilómetros y ascender los más de 150 metros entre la base de la ciudad y el punto más alto del centro urbano, la victoria entre los 500 inscritos fue para Antón Gómez González, del Club Atletismo Tambre, con un tiempo de 11 minutos y 50 segundos, que aventajó en 11 segundos a Carlos Guitierréz. Ambos tuvieron que hacer frente al fuerte ritmo que impuso Denis Incutti en las rampas de Gran Vía, pero que le pasó factura en las escaleras de la cruz del Castro. El tercer puesto sería para Miguel Ángel Carmona, habitual en el podio de ediciones anteriores, que hizo una carrera de menos a más.

Entre las mujeres, María Ferreiro, del GMTA & Chuvoners, volvía a repetir la victoria alcanzada en 2018 con un tiempo de 14:38. Con lo que María cuenta sus participaciones por victorias. Esther Valiño volvía a quedarse con la miel en los labios y repetía la segunda posición de la edición del 2020, mientras que Andrea Garía debutaba en el podio de la subida con la tercera posición final.