El flujo de dinero procedente del fondo CVC Capital Partners comenzará a llegar a los clubes de LaLiga en los próximos días, entre esta misma semana y la que viene. Pese a que la previsión era que el primer pago del acuerdo se realizara antes de que finalizara 2021, la burocracia ha aplazado durante algunos días la definitiva puesta en marcha de un proyecto que la mayoría de clubes implicados esperan como agua de mayo, al tener comprometidas inversiones.

Dado que el acuerdo consiste en la creación de una nueva sociedad llamada LaLiga Impulso, coparticipada por los clubes implicados a través de LaLiga y el fondo de inversión, este debía ser sometido al escrutinio de las autoridades de Competencia, en este caso los de la Unión Europea, dado que CVC opera en varios países del continente.

LaLiga esperaba la resolución de la autoridad comunitaria y la ha recibido en los últimos días con dictamen favorable, si bien no se ha hecho pública. En realidad, se confiaba plenamente en que fuera un mero trámite y ni los clubes ni el fondo de inversión temían una resolución contraria que anulara u obligara a modificar su acuerdo. Superado este escollo burocrático, los fondos aportados por CVC quedan liberados para su reparto a los 38 clubes firmantes del acuerdo, todos los de Primera y Segunda salvo Real Madrid, Barcelona, Athletic e Ibiza. El Real Oviedo, que se abstuvo en la votación del 10 de diciembre, también se sumará finalmente al acuerdo.

De los 1.994 millones de euros en los que está cifrado el acuerdo por el que CVC obtendrá un 9% de los beneficios derivados de los derechos televisivos de los clubes durante los próximos 50 años, 400 están ya a disposición de los clubes, que comenzarán a recibirlos esta misma semana o la que viene como muy tarde. Ahora bien, no se trata de una inyección directa de liquidez, sino que el 70% de esos fondos van contra proyectos concretos, que están siendo analizados en las últimas semanas por una comisión creada ad hoc por LaLiga para este proyecto. Se trata de proyectos vinculados principalmente a infraestructuras, digitalización y expansión internacional. Una inyección para construir marca y continuar la internacionalización de LaLiga, que acaba de celebrar el quinto aniversario de Global Network, una red global a través de la que está presente en hasta 41 países.

El 30% restante de lo presupuestado en CVC se divide a partes iguales entre dinero destinado a ampliar los límites salariales (algunos clubes ya lo utilizaron anticipadamente en el mercado de verano) y a reestructurar su deuda.

El acuerdo, no obstante, queda a expensas de lo que puedan dictaminar los tribunales ordinarios de Justicia. El pasado 15 de diciembre, cinco días después de la Asamblea en la que se aprobó la alianza, el Real Madrid, el Barcelona y el Athletic anunciaron que habían emprendido acciones legales para tratar de tumbar un acuerdo que los tres clubes consideran contrario a la legislación vigente.

La RFEF, presidida por Luis Rubiales, también tachó de ilegal dicho acuerdo, si bien todavía no ha emprendido acciones legales al respecto. Desde la federación explican que no tienen prisa y que su departamento jurídico está estudiando el asunto para determinar la mejor manera de proceder en este caso. El Gobierno, a través del Consejo Superior de Deportes, se mantiene por el momento al margen tras declararse como «no competente» para revisar el acuerdo suscrito por los clubes. Intentó sin éxito reunir a todas las partes implicadas en este conflicto.

Ante la posibilidad de que la Justicia pudiera suspender de manera cautelar el acuerdo, LaLiga se cubrió las espaldas acordando con CVC una línea de crédito por el mismo importe del primer pago: 400 millones de euros. Este instrumento financiero, independiente del acuerdo global, solo se activará en caso de que el proyecto LaLiga Impulso fuera paralizado.

“Sin excepciones”

Albert Luque, miembro del gabinete de presidencia de la RFEF, aseguró que, en caso de que Barça o Real Madrid no se clasifiquen para alguna edición de la Supercopa durante la vigencia del contrato para que se dispute en Arabia hasta 2029, no se hará ninguna excepción aunque sean los equipos más seguidos.