Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Internacional

Acento vigués en la tierra de hielo y fuego

Pedro Vázquez, formado en el Ureca y exjugador de Celta B, Coruxo y Pontevedra, afrontará en mayo su segunda temporada en Islandia

Pedro Vázquez, en un partido con su equipo.

Son muchos los extranjeros que se asombran cuando llegan a España y ven las persianas en nuestras ventanas, un elemento prácticamente residual en los hogares del resto de Europa. Bien lo sabe y lo padece el vigués Pedro Vázquez, que afrontará a partir de mayo su segunda experiencia en el Ungmennafélagið Afturelding de Islandia, un país que durante algunas semanas de los meses de junio y julio no conoce la noche. “La verdad es que es una sensación extraña, pero te acabas acostumbrando y buscas la manera de tapar todas las ventanas para poder dormir. Sí te choca algún día, que sales a dar una vuelta de noche y ves que está todo completamente iluminado”, apunta Pedro, ex jugador de Celta B, Pontevedra o Coruxo entre otros y formado en las categorías inferiores del Ureca (actual Escola Deportiva Val Miñor).

Su traslado al país ubicado entre Reino Unido y Groenlandia se produjo hace menos de un año, cuando un agente le comentó la posibilidad de recalar en un equipo situado apenas a 15 kilómetros de Reikiavik, la capital. Por aquel entonces formaba parte de la plantilla del conjunto de O Vao, pero el hecho de tener a un excompañero en el que sería su nuevo club facilitó la decisión. “Allí ya estaba Tanis, con el que coincidí unos meses en el Melilla, y la verdad es que me habló muy bien de la ciudad y el equipo. Si no conociese a nadie a lo mejor no habría dado el paso, pero con él allí fue todo mucho más sencillo”, explica el vigués.

El Afturelding le ha citado el 19 de marzo en Alicante para realizar una concentración de una semana antes de arrancar la pretemporada en Islandia. La competición comienza el 5 de mayo y su equipo, que milita en segunda división, no quiere pasar apuros. “El objetivo será estar en una zona tranquila de la clasificación, como la temporada pasada. Ojalá los dirigentes quieran invertir un poco y podamos estar más arriba”, analiza Vázquez, que ve bastantes diferencias entre el estilo de juego islandés y el que se puede ver en España. “Allí es mucho más pasional y los equipos, aunque vayan ganando, se lanzan al ataque a ver si marcan más goles aunque eso signifique desproteger su propia portería. En España es más habitual ver a los jugadores que van con ventaja en el marcador meterse atrás a defender. Digamos que tienen menos conceptos tácticos”, analiza.

La afición también es mucho menos exigente que lo que se puede ver habitualmente en las gradas españolas. “Suelen venir a vernos chicos jóvenes que nos animan mucho, pero que ven el fútbol más como un hobby que no como algo serio, muy diferente a lo que ocurre en España”, comenta Pedro, que se comunica con sus compañeros y entrenadores en inglés. “Aquí en el país lo habla todo el mundo de manera perfecta”, apunta.

Vázquez, frente al volcán Fagradalsfjall.

Algo que llama la atención una vez llegas a Islandia es el estilo de vida de la población. “De lunes a viernes está todo muy tranquilo. La gente trabaja desde las 08.00 hasta las 16.00 horas y luego la mayoría se va a hacer deporte, algo que está muy interiorizado en la sociedad. Al parecer, hace no mucho tiempo había un problema muy importante de alcoholismo y las autoridades se han esforzado mucho por inculcar una cultura deportiva en toda la población”, explica el vigués, que destaca al balonmano e incluso al crossfit como los deportes más practicados en el país.

A nivel personal, su primera temporada en su actual club fue bastante positiva. Pedro pasó de disputar minutos con el Coruxo a comienzos de mayo de 2021 a hacerlo con el Afturelding apenas diez días después. Titular indiscutible, finalizó la campaña con seis goles y dos asistencias en veinte partidos. “Estuve muy a gusto aquí y por eso decidí volver este año. Cuando acabe la temporada me sentaré con el club y decidiremos qué hacer, aunque también me gustaría probar otros destinos”, asegura el vigués.

Una de las ventajas que tiene la liga islandesa es que el calendario está comprimido entre mayo y septiembre. “El verano allí es muy parecido a la primavera en España, pero en invierno sería muy difícil poder jugar”, indica.

Pero no todo es fútbol en el país del norte de Europa. Islandia es la tierra del hielo y fuego, donde volcanes y glaciares se miran desafiantes. En marzo de 2021 el volcán Fagradalsfjall, situado en la península de Reykjanes, entró en erupción y así permaneció durante más de seis meses. Apenas a tres horas de viaje de allí se encuentra el glaciar Vatnajökull, el segundo más grande de Europa y plató de series como Juego de Tronos o películas como Batman Begins. “Impresiona ver al volcán escupir lava y lo tenía a 40 minutos de casa. El glaciar también es increíble y en general los paisajes son espectaculares. Es una visita más que recomendable”, señala el vigués, muy cómodo en Reikiavik. “Seguro que si tuviese que pasar allí el invierno tendría más morriña”.

Compartir el artículo

stats