Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

¿Mintió Djokovic a las autoridades españolas?

El número uno del mundo aterrizó en Málaga el 28 de diciembre y entró en España con una prueba negativa de covid solo 12 días después de su PCR negativa.

El tenista serbio Novak Djokovic.

¿Fue solo un error por el que Novak Djokovic pidió perdón o había algo más escondido cuando no advirtió a las autoridades australianas que había viajado a España?

El tenista serbio aterrizó en Málaga el 28 de diciembre. Todas las fuentes consultadas por este diario aseguran que era imposible que el número uno del tenis mundial entrase en España sin una prueba negativa contra el virus. Si bien es cierto que los ciudadanos serbios no pueden ingresar en territorio español si no están vacunados, Djokovic tiene fijada la residencia en Mónaco, cuyos habitantes como sucede con los de Andorra, San Marino o el Vaticano, se pueden mover libremente entre fronteras Schengen.

Ahora bien, las autoridades australianas no hubiesen entendido ese viaje cuando Djokovic dio positivo por covid el 16 de diciembre, 12 días antes de su viaje a Andalucía. El tenista, si realmente se realizó una PCR con resultado positivo el 16 de diciembre, lo que algunos diarios extranjeros como el 'New York Times' han puesto en duda, debería haber cumplido una etapa de confinamiento en Belgrado, que todavía no había vencido cuando voló hacia España, donde, además, no informó de su infección previa.

Las dudas

Por eso, revistas como la alemana 'Der Spielgel', tras consultar con expertos, dudan que el positivo del 16 de diciembre fuera real. Y se basa ese razonamiento en el hecho de que Djokovic no cometió ninguna irregularidad, ni se saltó ningún aislamiento cuando fue a un acto por ser imagen de un sello postal, se fotografió con jóvenes promesas del tenis de su país o concedió una entrevista dos días después de su control positivo. Simplemente no estaba infectado.

Las dudas saltaron después de que un periodista, colaborador del diario neoyorquino, alertase a través de Twitter de que el QR del documento de la PCR presentado por Djokovic en el aeropuerto de Melbourne y publicado por la prensa australiana, le dio negativo cuando lo expuso a su móvil. 

El tenista publicó en Instagram un largo texto en el que reconocía como error personal el desliz por no informar a la policía de aduanas de Melbourne de su estancia en España. Djokovic pasó en Marbella, donde posee una casa, la Nochevieja junto a su esposa y dos hijos y luego entrenó en las instalaciones de Puente Romano donde practicó con las bolas que se utilizarán a partir del lunes en el Abierto de Australia.

Curiosamente, Djokovic ya protagonizó un incidente en esas mismas pistas en mayo de 2020 cuando efectuó un entrenamiento cuando todavía no estaba permitido debido al Estado de Alarma dictado por el Gobierno español para frenar la expansión del coronavirus y no dejaba a los deportistas profesionales realizar ejercicios más allá de sus casas.

Otro antecedente

Y es que no fue la única vez en la que Djokovic se ha mostrado irrespetuoso con las restricciones, tal como sucedió en junio de 2020 cuando organizó un torneo en Serbia donde no hubo ninguna medida de seguridad y terminó con varios contagios; entre otros, el suyo.

Australia, ayer, no quiso apuntar detalles sobre si había dudas o no con la documentación del tenista y que se examinó durante cuatro días. Solo habló de un tema de salud pública y de no dar alas a los antivacunas para mantener el visado al jugador serbio.

Compartir el artículo

stats