La Unión Deportiva Mos ha decidido apuntalar su cuadro técnico para revertir la situación en la tabla clasificatoria de Primera Nacional, donde navega por el antepenúltimo puesto del grupo 1, con cinco puntos de margen sobre las posiciones de descenso.

Tras cuatro jornadas consecutivas sin puntuar y cinco sin ganar, antepenúltimo clasificado y con una plantilla cuyo objetivo era no pasar apuros, la entidad que preside Pablo Alonso ha repescado a Telmo González (Vigo, 1977) para que refuerce el trabajo de Diego Puentes, “Zurdo” (O Porriño, 1992), en el primer año del joven técnico al frente de un equipo femenino.

Por motivos familiares, Telmo, coordinador del fútbol femenino, se despidió el 20 de junio pasado de la dirección técnica de las “abejas amarillas” después de cinco campañas dirigiéndolas en el fútbol 11 federado (siete si contamos dos previas en el fútbol 7) y 127 partidos con 79 victorias y 23 empates. Pero la situación actual le ha abocado a apoyar el trabajo de Puentes en el banquillo veinticuatro semanas después de dejarlo. Puentes y él formarán tándem con un tercer miembro del cuerpo técnico, Hugo Pazos.

El domingo ya ejerció de apoyo en La Cruz, en un partido de enorme desgaste físico por el estado del campo. El “streaming” no dejó lugar a dudas: el partido recordó las lluvias torrenciales de Balaídos en impactantes partidos televisados (Celta-Zaragoza, febrero de 1979; España-Holanda, enero de 1980). Lo visto en el campo gijonés fue lo más parecido a aquellos embarrados encuentros.

Una de las decisiones más claras en esta nueva etapa fue la posición de Sara Alonso. Del centro del campo a la zaga, para formar en demarcación de central. En la campaña pasada, fue una de las claves para consolidar la defensa mosense, resguardar la portería y, por ende, garantizar un carro de puntos en casa. Sara (O Porriño, 1996) se convirtió en una de las jugadoras más determinantes del grupo. Y no perdieron partido en casa.

Con todo, el barrizal asturiano de esta pasada jornada no entregó puntos a las mosenses (derrota por 2-1 en el descuento), pero el equipo lo peleó de principio a fin. Y ahora les espera un choque decisivo frente al Victoria FC santiagués, el penúltimo.

Con solo 11 puntos en doce jornadas, a las mosenses les resulta obligado irse al paréntesis vacacional con tres puntos más para alejar a un rival directo, y más cuando Gijón FF (15), Sporting B (14) y Versalles (13) intentan ampliar su colchón en la última jornada del año y que cierra la primera vuelta. Así, el duelo del domingo contra las compostelanas en As Baloutas marcará la línea roja.