El París Saint Germain se impuso por 1-3 en su visita al Saint-Etienne gracias a las tres asistencias del argentino Lionel Messi, que endulzaron el debut del español Sergio Ramos. La mala noticia para los parisinos fue la lesión de Neymar, que se tuvo que retirar en camilla tras recibir una fuerte entrada en su tobillo.

En el minuto 23 el Saint-Etienne se adelantó por medio de Denis Bouanga tras rematar un balón muerto dentro del área. A partir de ahí el PSG dominó la posesión pero sin ocasiones claras de gol salvo una de Kylian Mbappé, en el minuto 41, con un disparo que Etienne Green despejó en una gran parada.

El equipo capitalino empató en el descuento antes del descanso. Messi ejecutó un tiro libre que Marquinhos remató de cabeza desde el centro del área para poner el empate en el marcador.

En la segunda parte el PSG incrementó su dominio y comenzaron a llegar las ocasiones de gol. Mbappé en el minuto 60 disparó alto tras un rechace en el área pequeña. Messi, en el 69, disparó fuera de la portería.

A veinte minutos del final la conexión argentina funcionó. Messi centró al área para Ángel Di María, que batió al portero por la izquierda subiendo el 1-2.

En la prolongación, Messi envió un centro bombeado al área que Marquinhos cabeceó cerca del poste izquierdo para el 1-3 definitivo.