Joshua Kimmich, centrocampista del Bayern de Múnich, ha sido hasta la fecha uno de los pocos jugadores de la élite del fútbol europeo que habían confirmado de forma reiterada el ‘no’ a recibir la vacuna contra el coronavirus. Durante días fue noticia por su postura y por la reacción de su club que decidió rebajarle el sueldo por ese motivo.

Ayer, la prensa alemana confirma que el jugador se ha contagiado con la enfermedad, una condición que le tendrá apartado de los terrenos de juego durante varias semanas y que, con bastante probabilidad, le impedirá jugar contra el Barcelona el 8 de diciembre en la última jornada de la fase de grupos de la Champions. Además, no percibirá todo su sueldo como futbolista.

El caso del jugador teutón había generado todo un cisma en el país, tanto que incluso Angela Merkel, canciller de Alemania, pidió al futbolista que “reconsiderase su decisión”.

Su club, gracias a una ley vigente en el estado de Baviera desde el 1 de noviembre, le dejó de pagar parte de sus sueldo debido a que la semana pasada tuvo que confinarse al estar en contacto con su compañero de club y selección Niklas Süle, contagiado. El Bayern había advertido a los cinco jugadores sin vacunar de su plantilla (Kimmich, Serge Gnabry, Jamal Musiala, Cuisance y Eric Maxim Choupo-Moting) que, en caso de contagiarse y no poder cumplir con todas sus funciones, no recibirían la totalidad de su nómina. Kimmich ya dejó de cobrar al estar en cuarentena (se perdió dos partidos con Alemania y otro con el Bayern) y ahora continuará en esta dinámica. Gnabry y Musiala, ante el recorte, se replantearon su postura y pasaron por la cabina de vacunación.

De momento el equipo solo ha comunicado el contagio de Choupo-Moting, también con coronavirus y sin vacunar, pero el diario Bild abre su sección de deportes con el contundente titular de “¡Kimmich tiene el coronavirus!». El jugador siempre se había mostrado reacio a inmunizarse con la vacuna debido a que, según él, no estaban demostrados los efectos que podía tener a largo plazo, pese a que no se incluía en el grupo de antivacunas.