Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El efecto Méndez

Miguel Méndez da instrucciones duranteel partido ante Rumanía. FEB

Un aire nuevo ha llegado a la selección española femenina. Se aprecia en las caras, en el estilo, en las formas...Miguel Méndez aparece detrás de ese cambio. En su estreno al frente del combinado nacional el técnico vigués consiguió el objetivo deportivo que perseguía y sentó las bases del emocional que busca durante su estancia en el banquillo de la selección.

La selección femenina agradece dentro y fuera de la pista la llegada del técnico vigués al banquillo - Los dos primeros compromisos, pese al proceso de cambio que vive el equipo, han sido un éxito

España se impuso a Hungría y aplastó por más de cincuenta puntos a Rumanía en los primeros encuentros de la fase de clasificación para el Europeo de 2023. Tarea resuelta pese a la complicación del poco tiempo que ha tenido para preparar a un vestuario que ha iniciado una profunda renovación tras la retirada de algunas de las jugadoras emblemáticas del combinado nacional.

Pero además de ganar partidos y rebajar la media de edad de la plantilla, Miguel Méndez también tenía que ir sentando las bases de otra misión también compleja: marcar las línea de la relación con las jugadoras, definir las formas y el ecosistema en el que van a dessarrollar su trabajo durante los próximos años. En Madrid, Rumanía y Almería (sede del último partido) se han dado los primeros pasos. Y todos aseguran sentirse satisfechos por lo vivido. Dentro y fuera de la pista.

Viene la selección femenina de un tiempo complicado. La salida de Lucas Mondelo, otro técnico de éxito aunque con un carácter muy diferente al de Méndez, vino aderezada por las acusaciones de algunas jugadoras hacia el entrenador. Anna Cruz y Marta Xargay denunciaron haberse sentido maltratadas psicológicamente por Mondelo y relataron situaciones en las que el técnico, por ejemplo, las deja sin postre porque “estaban gordas”.

A Miguel Méndez le correspondía también cambiar el foco en un equipo que había sido noticia en los últimos meses por este desagradable episodio. Una misión cumplida en esta primera concentración. Al entrenador vigués también le ayuda en esta tarea no solo su experiencia sino el hecho de haber bregado desde sus inicios en el baloncesto con jugadoras jóvenes. Incluso muchas de las que ahora llegan a la absoluta pasaron antes por sus manos en el equipo sub20. Una garantía a ojos de algunas de estas jugadoras. La pamplonesa Irati Etxarri, una de las más jóvenes del grupo y llamada a tener un papel protagonista en la selección, recuerda que “me hizo una enorme ilusión reencontrarme con Miguel Méndez. Había coincidido con él en la selección sub 20 y tenía un magnífico recuerdo de su forma de trabajar y de su trato. Ahora hemos vivido una situación prácticamente idéntica con la diferencia de que estábamos en la absoluta. Estoy segura de que nos a ir muy bien con él”.

La navarra no es la única que agradece la proximidad del entrenador vigués y que ya celebra su llegada. La madrileña María Conde, la jugadora que seguramente cargará con el tiempo con la responsabilidad de tomar el relevo de la gran Alba Torrens, explica en relación a este asunto que “estoy muy contenta por cómo ha ido todo. La primera toma de contacto ha sido espectacular. En el poco tiempo que hemos estado juntos nos ha dejado clara su filosofía para los próximos años. Tratamos de crear algo bueno entre todos. Nos ha dejado muy claro que él está aquí para ayudarnos y que va a haber mucho diálogo y mucha interacción. Nosotras necesitamos de él y él de nosotras”.

"Todas coincidimos en lo mismo: Miguel es un señor de pies a cabeza"

María Conde - Jugadora

decoration

María Conde explica que “todas coincidimos en lo mismo: Miguel es un señor de pies a cabeza. Estoy muy contenta de tenerlo de seleccionador y de poder aprender todo lo que transmite fruto de sus conocimientos y de su amplia experiencia. Me ha comentado que en la pista sea yo misma, que estoy en la selección porque lo estoy haciendo muy bien y que esté tranquila y eso he tratado de hacer”. Para Alba Torrens todo es más sencillo. Comenzó en el baloncesto profesional en Vigo de la mano de Méndez y ahora es su entrenador en el Ekaterinburg. Verse también en la selección es un paso más en su intensa relación y nunca han ocultado el cariño y respeto personal y profesional que se profesan.

Su caso poco tiene que ver las jugadoras jóvenes que deben protagonizar un cambio necesario en la selección y cuyo responsable será el vigués: “La verdad es que me he encontrado el equipo que esperaba. Estamos tratando de rejuvenecer el grupo y de cubrir las bajas de la mejor época del baloncesto femenino español. Vamos con urgencias porque era importante sacar los dos partidos y ya estamos pensando en los próximos partidos y en que las jugadoras jóvenes tengan minutos”. El vigués se muestra satisfecho por lo vivido en sus primeros compromisos con la selección absoluta y elogia la actitud de un grupo de jugadoras que “ha demostrado profesionalidad desde el primer momento”. Asume que llegarán momentos más complicados y decisiones complejas que harán su trabajo menos agradable pero lo asume como una parte más del proceso de ser entrenador. Por ahora ya ha empezado a poner los cimientos de su nueva obra.

Compartir el artículo

stats