Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

golf

El gran golpe de Tarrío

El santiagués se prepara estos días para una histórica temporada después de convertirse en el primer gallego en la historia que logra la tarjeta para jugar el selecto European Tour

Tarrío golpea la bola durante un recorrido de la pasada temporada. FDV

Santiago Tarrío (Santiago, 1990) se deja estos días el alma en el gimnasio. Es su pretemporada particular para un año que le va a exigir el máximo en lo físico y en lo mental. Su primera temporada en el European Tour, el gran circuito del golf europeo, un hito para este deporte en Galicia que por primera vez en la historia tiene a uno de los suyos como propietario de una de las tarjetas que dan derecho a recorrer su selecto y extenuante calendario. La clasificación de Tarrío se certificó oficialmente el pasado fin de semana aunque sus extraordinarios resultados en el Challengue Tour (el segundo peldaño en el golf europeo) le garantizaron ya en junio que a final de temporada sería uno de los veinte jugadores que obtendrían la tarjeta.

Difícilmente se va a olvidar el golfista gallego de este 2021. Comenzó el año en el puesto 358 del ranking mundial y lo finaliza en el 96 como uno de los cien mejores jugadores del planeta. Solo dos españoles están por delante de él en esa clasificación (Jon Rahm y Sergio García), detalle que da una idea de lo conseguido por este gallego. De todos modos, Tarrío se toma este número como algo casi anecdótico: “Es bueno y bonito verse ahí, pero al final es algo casi circunstancial. Hay poca diferencia entre estar el cien o el ciento cincuenta. Sería diferente si consiguiese estar entre los cincuenta mejores porque eso te da derecho a disputar el PGA Tour y ya son palabras mayores. Obligaría a tomar más decisiones. Ojalá tuviese ese “problema” en algún momento”.

Tiempo al tiempo. Ahora Tarrío disfruta de la alegría de saber que la temporada que está a punto de comenzar (en noviembre está previsto su arranque) podrá disputar el European Tour: “Para mí es un orgullo. Por el trabajo personal pero también por lo que representa para el golf gallego ser el primero en conseguirlo. Se sienta un precedente y ojalá pueda inspirar a todos los que vengan detrás. Me siento muy orgulloso por mí y por todo mi equipo, que me acompañan desde que empezamos en el Alps Tour hace seis años, y que han sido básicos en alcanzar esta meta”. Puntualiza el gallego que “en todo este tiempo hemos pasado épocas buenas y otras que no lo han sido tanto. Pero nos hemos mantenido juntos, sin dudar demasiado. Tenemos claro que esto no ha terminado aquí y nos planteamos objetivos muy ambiciosos de cara al futuro”.

Para un gallego no resulta fácil alcanzar un objetivo así. La falta de medios, de instalaciones y el clima son un serio hándicap con el que Tarrío tuvo sobre todo que lidiar en sus años de formación. Por eso saborea esta conquista de un modo especial y se lo toma con calma a la hora de marcarse objetivos: “La meta es no dar pasos atrás y eso significa por encima de todo conservar la tarjeta como sea. Eso sí, sin renunciar a algo más. Me encantaría llegar a la última vuelta con opciones de victoria en algún fin de semana y ojalá pudiera conseguir alguna victoria que sería algo impresionante”.

Ahora le toca definir un calendario que le va a obligar al máximo. Por ahora tiene claro que se estrenará jugando las tres citas de Sudáfrica que hay entre noviembre y diciembre y que, tras un pequeño parón, saltará a Emiratos para disputar los torneos programados en Dubai, Abu Dabi, Emiratos y Qatar: “En alguno puede que nos cuesta algo entrar pero voy con la idea de jugarlos todos”. Por este motivo, al menos de salida, se someterá a cargas de varias semanas consecutivas de competición y una de descanso en el medio, una exigencia en todos los sentidos para el jugador y razón por la que ha intensificado el trabajo de gimnasio. En relación a este punto siente que 2021 ha sido un año importante porque donde más evolución ha sentido es precisamente en la preparación mental y el modo de afrontar la temporada: “Estoy muy contento por todo lo que he hecho este año, pero sobre todo creo que donde más he crecido es en el aspecto mental”. Joaquín Dosil es desde hace años la persona que le ayuda con esa clase de entrenamiento: “Llevo mucho tiempo con él y es evidente la evolución que he tenido a su lado”.

A 2021 solo le quedó una cosa pendiente y fue que la Federación Española no hubiese cometido la torpeza que le dejó sin Juegos Olímpicos cuando por ranking a él le correspondía ocupar la plaza que dejó libre a última hora la baja de Joh Rahm: “Es una pena porque se presentó una gran oportunidad, pero ya es agua pasada. Me dio pena y quiero que quede como una anécdota más en la vida de un jugador de golf. En lo que pienso es en no darle más vueltas, trabajar y tratar de ganarme el derecho a tener una nueva oportunidad en próximas ediciones”.

Esos son días intensos para Tarrío por cuestiones que no siempre tienen que ver específicamente con el juego. Acaba de comprometerse con “Sport Five”, la misma agencia de representación que lleva los intereses de Jon Rahm. El del gallego no es un fichaje más de esta poderosa empresa. Acaban de abrir oficina en Europa y el primer jugador no afincado en Estados Unidos al que han contratado es el gallego. De la mano de esta agencia está enredado también en un posible cambio de material, un detalle esencial para cualquier golfista. Tarrío está algo inquieto con este asunto porque “va más lento de lo que nos gustaría. Puede que en Sudáfrica tenga que jugar con el material que he utilizado en los últimos años, pero trabajamos para solucionar algunos problemas. Muchos de ellos tienen que ver con el Brexit y las dificultades con el transporte de ciertas mercancías. Es por eso que todo va un poco más lento, pero lo importante es que tenemos las ideas claras de lo que queremos”.

Una persona falta aún por asomar en esta historia de éxito: Noelia García, novia y caddie de Tarrío. Hace cinco años que carga con la bolsa del santiagués y él asegura que es sin duda una de las grandes claves de su rendimiento. No piensan deshacer esa unión que funciona en lo personal y en lo deportivo. Tarrío apunta incluso que “es más fácil que ella me deje porque no pueda decir que no a una oferta de otro jugador”.

Compartir el artículo

stats