Palencia 3

Casais, Moreno, España, Quintanilla, Fresquet y Ruda. Líbero: Alvaro. Tambien jugaron: Torres y Zazo.

Vigo    1

Mendoza, Mangual, Ortega, Basante, Táboas y Gomes; Líbero Sienes. Tambien jugaron: Dieste, López, Jimenez y Ordóñez.

Parciales: 25-20 (31m.); 26-28 (30m); 25-21 (26m.); 25-19 (23m.). Árbitros: Pidal y Otero. Bien. Incidencias: Pabellón de la Juventud. 100 espectadores.

Imprevisibles los jugadores de la Concentración Permanente de Palencia en su juego y fundamentalmente en sus resultados. Tambien imprevisible el técnico local, que en algún momento de cualquier encuentro decide poner a jugar a los menos habituales, lo que le supone derrotas contra equipos teoricamente inferiores, mientras que si pone a los considerados titulares puede darle un disgusto a cualquiera. Esto fue lo que pasó ayer en Palencia. El técnico local decidió poner en cancha a los mejores jugadores de su plantilla y estos afrontaron un encuentro similar al de la pasada jornada, cuando derrotaron a Dumbria por 3-0. Pueden ser jueces de la competición, ya que este equipo no desciende.

El conjunto vigués tuvo demasiados fallos en el saque y sobre todo en la recepción, lo que a la postre significó la derrota en la cancha palentina.

El encuentro comenzó con mucha igualdad en el marcador. Los empates se sucedieron hasta el 12-12. A partir de ese momento y con un tiempo muerto del conjunto palentino, estos se despegaron en el marcador.

El segundo comenzó con los vigueses mucho más entonados (10-13), pero no fueron capaces de mantener esos guarismos (18-18). Los empates se sucedieron hasta el 24-24, con los nervios a flor de piel. Los vigueses lucharon para llevarse el set (26-28).

El tercer set comenzó con los castellanos muy entonados y los vigueses excesivamente relajados (5-0). Los vigueses comenzaron a remar y a pelear todos los balones pero esa diferencia se mantenía. Las buenas defensas dieron resultado (14-14). Los locales se fueron en dos buenas acciones.

El cuarto set comenzó igual que el anterior y los locales se pusieron por delante con mucha facilidad (6-2). Esa diferencia ya era complicado enjugarla a contracorriente. Llegaron los vigueses a empatar a 12 pero ese sacrificio no les sirvió para vencer en el set.