Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El regreso de los centauros

Juan Noguerol, con las Cíes al fondo, en la imagen promocional de la Volta a Galicia. | // AJ1 STUDIOS

Juan Noguerol se recuerda con siete años, apretando su pequeña nariz contra la ventanilla del coche de su padre, Modesto Vázquez Noguerol, que vibraba por el traqueteo de los baches y los motores. Durante años siguieron a los participantes de la Volta Motociclista a Galicia. Aquel desfile rugiente le parecía a Juan una manada de animales mitológicos en migración. En estas aventuras se despertó una pasión que le ha llevado a ser campeón español y mundial de mototurismo.

Este fin de semana retorna además al niño que fue. La Volta a Galicia resucita, 34 años después de su última edición. Un centenar de participantes recorrerá las carreteras de las Rías Baixas para concluir el domingo en el Obradoiro. En juego, los mismos títulos que él conquistó en 2020. “Como mínimo, todos se ganarán el jubileo”, bromea.

La Volta Motociclista a Galicia se celebra por primera vez desde 1987 con un recorrido por las Rías Baixas

La Volta a Galicia original se disputó entre 1978 y 1987. La organizaba el Club Moto Vigo que precisamente presidía Modesto Vázquez Noguerol. “Yo le ayudaba”, explica Juan.

“Una de las cosas más difíciles en una prueba de esta magnitud es decidir por dónde metes a los pilotos y buscar sitios emblemáticos. Me subía con él al coche y confeccionábamos los rutómetros”

decoration

“Sin duda mi afición al mundo de la moto ha sido heredada, aunque mi padre era más amante del ‘off road’, como el trial y así. Un neurólogo como él imagino que tenía más cabeza que yo”, sonríe Juan, que no disimula el homenaje: “Esta Volta está dedicada a él”.

Juan Noguerol ha recuperado la prueba como homenaje a su padre | El título nacional y el mundial se resuelven este fin de semana

El proyecto de retomar el emblemático evento se había estado cocinando en su cabeza durante años. Se decidió tras concluir el World Touring Challenge de 2020, que ganó igual que la Copa de España de Mototurismo. El presidente de la FIM Touring, el portugués Nuno Trepa Leite, le preguntó lo que tantos otros antes:

–¿Después de haber competido por todo el mundo, cuál es tu lugar favorito?

Juan Noguerol contestó también lo que siempre:

–Galicia.

Juan Noguerol en su moto Aj1 Studios

Pero esta vez decidió que sustentaría su opinión exhibiendo los paisajes gallegos a los mejores especialistas. “Tenemos sitios espectaculares para pruebas de esta magnitud”, valora. Seis meses de trabajo después, con el apoyo de colaboradores, patrocinadores, Deputación de Pontevedra y Xunta, la Volta a Galicia vuelve a ser una realidad. La prueba se vincula al Xacobeo y se asegura, de esta forma, al menos dos ediciones al prolongarse el año jubilar por primera vez en la historia para mitigar los percances de la pandemia. El reestreno de 2021, además, ostenta la máxima categoría. La Volta ejerce como clausura del Mundial y del Nacional. Los reyes del asfalto se deciden frente al mar. Y en medio del temporal.

“Menudo disgusto”, admite Noguerol sobre la adversa meteorología, que ha provocado que varios pilotos hayan cancelado su inscripción. Con todo, serán cerca de un centenar en solitario o pareja. Como gran figura, el italiano Roberto Natali, campeón mundial de 2019. El Moto Club de Oporto, ganador colectivo en 2020, envía representación. A nivel español acuden especialistas desde Cataluña, Valencia, Madrid, Granada, Sevilla, Bilbao, Mallorca o Huesca. El lucense Manuel Arias será el único gallego. Juan Noguerol ha tenido que renunciar a disfrutar de su propia criatura. Como en su infancia, tendrá que seguir la Volta desde un coche: “Me hubiera gustado hacerla, pero debo estar muy pendiente de todo, como las balizas GPS”.

1.Orientación
Los participantes reciben un documento con imágenes de lugares que deben localizar y atravesar en el menor número posible de kilómetros.
2.Regularidad
La regularidad consiste en mantener una media constante de velocidad en un tramo cronometrado y monitorizado vía GPS que se mantiene secreto hasta el día de la carrera.
3.Navegación
La navegación y geolocalización consiste en trazar un itinerario y completarlo uniendo puntos obligatorios de paso que se identifican mediante un mapa o un sistema GPS.

Kilometraje moderado

El Parque Tecnológico de Valladares acoge hoy las verificaciones administrativas y técnicas. Será también el escenario de la salida mañana. Noguerol ha diseñado recorridos de moderado kilometraje, considerando el cansancio del final de temporada –el grupo internacional acaba de vivir una dura experiencia en Marruecos–. Ha priorizado que los participantes descubran “rincones mágicos de Galicia”.

La jornada sabatina incluye dos etapas. La primera se inicia a las 9.00 horas en dirección a la Quinta do Ramo, en Tomiño, donde está previsto un almuerzo a las 14.00 horas. Esta primera especial consiste en un ejercicio de localización. Los competidores recibirán fotografías de ubicaciones que deberán identificar y visitar. Se les harán preguntas al respecto. También habrá una prueba de regularidad en forma de bucle, con dos pasadas a un trayecto que incluye puntos secretos de medición en los que se va calibrando su velocidad media, que deben mantener. Cada segundo o kilómetro por hora de diferencia penaliza. “En esa primera especial del sábado se van a decidir los campeonatos”, anticipa Noguerol.

  • El viaje es su destino

    Juan Noguerol y Andrea Díaz se han proclamado campeones de España de mototurismo

La segunda etapa sabatina se iniciará a las 16.00 horas con una subida neutralizada al monte de Santa Trega, que el Concello de A Guarda ha facilitado a la organización. Desde allí los pilotos emprenderán viaje a Pontevedra, con más exámenes de localización, siguiendo todo el Camino Portugués: Oia, Torroña, Mirador do Cortelliño, Virxe da Roca, Faro Silleiro, Rande...

La Volta, tras pernoctar en la capital provincial, concluirá a la mañana siguiente con un recorrido por las rías de Pontevedra, Arousa y Muros y Noia: Combarro, Poio, Sanxenxo, Portonovo, A Lanzada, San Vicente, Grove, A Toxa, Vilagarcía, catoira, Boiro, Corrubedo, Portoson, Portosin, Noia, Muros, Caldebarcos, Ézaro y desde allí bajada hasta Santiago, a donde deberían llegar a las 18.00. “Ahí nosotros puntuamos quién ha venido a rodar y quién tiene más esfuerzo. No es una etapa larga pero con la meteorología no será fácil. Al que haga el recorrido más original lo premiaremos de alguna manera”, indica Noguerol. Se destacará también a quien tome la fotografía más original en una cita tan cultural como deportiva, para la que se han reunido 10.000 euros en premios.

“Esta no es una prueba de velocidad sino de diversión”, acota Juan Noguerol, que en su carta de presentación menciona igualmente los “conceptos fundamentales del touring: respeto, educación, convivencia y buen ambiente”. Los que él aprendió sentado junto a su padre en el coche, siguiendo en su peregrinación a aquellos centauros, que hoy regresan.

El “touring”, enemigo de la velocidad

El “touring” es una modalidad del motociclismo ajena a la velocidad y la conducción deportiva. Sus pruebas discurren por carreteras convencionales y de manera respetuosa con el código de circulación de cada país. Los participantes deben acudir ya en moto desde sus lugares de origen al de celebración, donde realizarán diferentes rutas y especiales de orientación, navegación, geolocalización o regularidad. La pericia en el rodaje y en el manejo de los sistemas resulta decisivo.

Los participantes reciben un documento con imágenes de lugares que deben localizar y atravesar en el menor número posible de kilómetros.

La regularidad consiste en mantener una media constante de velocidad en un tramo cronometrado y monitorizado vía GPS que se mantiene secreto hasta el día de la carrera.

La navegación y geolocalización consiste en trazar un itinerario y completarlo uniendo puntos obligatorios de paso que se identifican mediante un mapa o un sistema GPS.

Compartir el artículo

stats