35. UBU SAN PABLO BURGOS: Ibrahim Moral (1), Ceballos (3), Javier Espinosa (7), Roberto Pérez (1), Julián Rasero, Dalmau Huix (1), Ignacio Suárez (6), Marcos González, Andrés Alonso (1), Jaime Gallardo (5), Ernesto López (2), Diego Vera (1), Dashko Ruslan (5), Juan Tamayo (2), Mile Mijuskovic.

36. ACANOR NOVAS VALINOX: García Lloria, Dorado, Yago Santomé, Iago Flores (1), Andrés Vila (1), Paulo Dacosta (6), Germán Hermida (4), Gabri Chaparro (2), Eloy Krook (6), Miguel Trigo (1), Manu Martínez (5), Héctor Gil, Henrique Petter (4), José Leiras (1), Guillermo Rial (3), Pau Ferre (2).

ÁRBITROS: José Alberto Romero y Enrique Javier Romero. Excluyeron dos minutos a Javier Espinosa (2), Diego Vera y Dashko Ruslan, por los locales y a Hermida, Chaparro (2) y Miguel Trigo, por el Novás.

PARCIALES: 1-3, 4-6, 8-10, 11-10, 16-13, 22-16 (descanso), 23-20, 25-22, 29-24, 31-27, 33-31, 35-36 (final).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 3 de la División de Honor Plata Masculina, disputado en el Polideportivo Municipal El Plantío.

Llegó la primera victoria para el Acanor Novás Valinox. Y no podía ser de otra manera, tirando de épica y lográndolo ante un rival, el San Pablo Burgos, con el que siempre ofrecen partidos espectaculares, llenos de emoción y alternativas.

Los hombres de Álvaro Senovilla salieron muy concentrados a la pista, seguros de sus posibilidades y enseguida se pusieron por delante en el marcador (4-8, min. 11). El técnico del San Pablo, Nacho González, solicitó tiempo muerto e hizo algunos cambios en su equipo. Los locales remontaron (9-9, min. 15) y así avanzó hasta que comenzaron las dudas en el Novás. El corazón pesaba más que la cabeza, los nervios se apoderaron de ellos y en los diez últimos minutos de la primera mitad faltó tranquilidad, lo que permitió a los locales lograr una amplia ventaja (22-16).

El paso por vestuarios fue reparador para los de Álvaro Senovilla. Este equipo cree en sí mismo, por lo que volvieron a hacer las cosas bien y sobre todo, reforzaron el trabajo defensivo. Poco a poco, comenzó la remontada y llegaron a los diez últimos minutos tres goles abajo, pero con mucha confianza en sí mismos. A falta de cinco minutos, 33-31 y exclusión de los locales. El Novás logró el empate a falta de 90 segundos para el final, obra de Manu Martínez (35-35). Ataque del San Pablo con pérdida y balón para el conjunto de O Rosal para ponerse por delante faltando un minuto. Y volvieron a demostrar absoluta calma. Ataque perfectamente jugado, con gol de Paulo Dacosta y 25 segundos para el equipo local para empatar. Pero este partido ya tenía ganador. El Burgos ni siquiera pudo armar el ataque y cometió una nueva pérdida, que permitió al Novás vivir el final con tranquilidad.