El Coruxo vuelve al campo de Pardellas (17.00) –O Vao está en obras– con un claro objetivo, que no es otro que lograr los primeros puntos de la temporada. Los vigueses reciben a un Avilés que está en el polo opuesto, con una victoria y dos empates, por lo que todavía no conocer la derrota.

En los últimos años, el Coruxo se ha convertido en un equipo al que le cuesta arrancar, pero que una vez que lo consigue se lanza, tal y como ocurrió en la temporada del confinamiento, en la que el equipo comenzó con dos derrotas consecutivas y solo el virus le privó de lograr una clasificación histórica para la fase de ascenso.

Los vigueses cerraron la preparación del encuentro ante los asturianos en la mañana de ayer en el campo de Fragoselo. Gonza, entrenador del equipo, insistió durante toda la semana en los aspectos que han penalizado a los suyos en los tres partidos disputados hasta el momento. Ayer, el técnico contó con todo los jugadores disponibles, y tras un trabajo intenso, la sesión finalizó con una serie de ejercicios en donde la finalidad no era otra que el disparo a puerta.

El entrenador convocó a todos los jugadores en el campo de Pardellas, en donde facilitará la lista de jugadores convocados.

El técnico vigués indicaba tras el entrenamiento de ayer que “el Avilés es un equipo que tiene muy buenas individualidades. Es un equipo muy peligroso cuando tiene el balón, cuando le dejas hacer lo que quiere. Nosotros vamos a tener que ser muy agresivos sin balón y después, cuando lo tengamos, hacer mucho daño, porque sabemos en donde hacerlo. Creo que vamos a conseguirlo”. Al igual que sucediera hace quince días en el partido ante el Adarve, el club fletará un autocar para desplazar a Pardellas a los aficionados que no tengan vehículo. A pesar de la distancia, los aficionados siguen viajando con el equipo.