Una mala salida tras el paso por el vestuario –en donde los porriñeses cedieron seis puntos de ventaja– fue un lastre muy importante para un encuentro tan igualado como el que ayer disputaron en A Estras el Chantada y el Porriño PBB.

Los dos primeros cuartos fueron igualados. Los lucenses conseguían mínimas ventajas en el marcador, lo que propició que al final de los dos primeros cuartos, el Chantada solamente pudiera ganar por un punto de ventaja (29-28).

El Porriño comenzó a pagar el esfuerzo físico en el último tercio del tercer cuarto, en el que los lucenses se fueron con siete puntos de ventaja. Las cosas no empezaron bien para los porriñeses, que se veían diez puntos abajo, pero con un parcial de 2-9 consiguieron meterse de nuevo en el partido y colocarse con un 52-49 a cinco minutos del final. Una recta final en la que el equipo no estuvo fino, cediendo la victoria y el título.