1. Sárdoma CF: Sara Alonso; Elena, Ainoa, Sara Álvarez “Muñi”, Nerea (Vicky, min. 65), María Calvar, Noelia Pereira, “Equis” Márquez (Paula Lorenzo, min. 65), Andrea Mariño “Drus” (Ainara, min. 72), Yaiza e Irene.

2. Victoria CF: Clara; Lau (Carla Amado, min. 85), Albita (Andrea Merino, min. 61), Raisa Méndez “Rai” (Uxía, min. 65), Rosario Etcheverría “Charín”, Mirian Garabato “Gara”, Raquel Duro, María Sánchez “Miga”, María Nogueira y Lourdes.

Goles: 0-1 (min. 20), María Nogueira. 0-2 (min. 35), María Nogueira. 1-2 (min. 87), Noelia.

Árbitro: Pablo Álvarez (delegación de Vigo). Lección de buenismo y permisividad aplicada en el lugar equivocado. Amonestó a “Gara” y a “Charín”.

Incidencias: As Relfas. Segunda jornada del grupo 1 de Primera Nacional. El equipo sardomista estrenó la nueva equipación, que incluye a AIG, el patrocinador privado. La firma regresa al fútbol femenino vigués.

 

“Se han confundido muchos, hay pocos culpables”. La cita, del siglo XIX (Joseph Fouché, político capaz de sobrevivir a la Revolución francesa, el imperio napoleónico y la restauración de los Borbones), es perfectamente aplicable a la derrota del Sárdoma en casa y a sus cambios de intensidad durante el partido.

Las blanquiazules, que empezaron con ocasiones, perdonaron. No es la primera vez, pero ante el Victoria CF la situación ya alcanza lo desesperante: tres partidos oficiales, tres derrotas (1-2, 1-0 y 1-2), cuatro si sumamos el amistoso de agosto en Vigo (1-2). Las de Cris Oreiro saltan muy cómodas, mucho, al césped de As Relfas. Tocan, juegan con paciencia infinita, cometen pocos errores y, sobre todo, aprovechan sus ocasiones. ¿Es mejor quien crea media docena de jugadas de gol y es incapaz de definir una sola o el que llega dos veces y hace dos goles? El Sárdoma se peleó con la eficacia, con un sistema que falló, con una medular que apenas mandó y con una zaga que tampoco supo resolver.

Y en esta oportunidad apúntenle mucho demérito a David Ferreiro, el entrenador local, en su peor versión en casa desde que ocupa el banquillo sardomista. Tras el 0-1, un contragolpe primoroso resuelto por María Figueroa con cabezazo acrobático, el Sárdoma recordó al equipo mediocre de la 18/19, cuando se supo que iba a meterse una nueva liga entre la elite y la Primera Nacional: de fútbol aburrido, sin garra, sin pelea, sin espíritu. Y llegó el 0-2, en otra acción por la derecha del ataque coruñés, con un balón sin dueño que fusiló Figueroa. La delantera compostelana, formada en el Victoria FC santiagués, lo intentó una tercera vez -salvó Sara- y, en pleno desconcierto, también “Gara” probó suerte, con un disparo de fuera atajado por la guardameta local.

Al descanso, negro panorama. Las actuales campeonas del grupo 1 habían competido a su ritmo, ganado los balones aéreos, jugado como les interesaba. Poco antes del primer tanto herculino, Yaiza mandaba a las nubes un balón dentro del área, y con 0-1 Noe hizo lo complicado para desaprovechar después el ataque. Nadie asustaba con algún disparo de fuera del área. Elena, a lo sumo.

¿Y tras el descanso? Nada durante una eternidad. El partido era visitante. Cuando Ferreiro buscó la reacción había pasado más de una hora de juego. María Calvar tomó el mando del mediocampo, Noelia avanzó metros para ser verdaderamente letal, Elena también se fue más arriba y Vicky salió para imponer atrás. Ainara y paula le dieron más brío al equipo. Por fin se ganaban duelos y se veía pelea, por fin hacían daño por las bandas. Por fin Oreiro no le ganaba en el tablero a Ferreiro. Fue tarde, sí. Pero el Sárdoma ya se pareció al equipo que se presupone debe pelear, al menos, de la mitad de la tabla para arriba.

Con el doble cambio de Vicky y Paula llegó el gol de Irene, anulado por fuera de juego, las ocasiones de Noelia Pereira y de la propia Paula. Pero seguían sin pegada. El gol de Noelia animó más los escasos minutos que restaban, descuento incluido, pero fue insuficiente. No, no hay dos sin tres. Tres visitas de Oreiro, tres derrotas.