El Mecalia Atlético Guardés, vigente subcampeón de la liga Iberdrola, cerró la pretemporada con una derrota por una mínima ante el Conservas Orbe Rubensa Porriño (27-28), en la final de la Supercopa de la Copa Galicia.

Tras un arranque igualado, en el que el Porriño supo atacar con criterio el 5-1 defensivo de su rival, el conjunto de Isma Martínez pegó un pequeño estirón en el electrónico (10-14), que supo contrarrestar el Guardés apoyándose en el brazo de Carla Gómez.

Varias paradas de Márian Mera permitieron al equipo de Prades ponerse por delante por primera vez (19-18, min.37) pero los goles de la argentina Mica Cassasola volvieron a oxigenar a un Porriño que tuvo un ataque para sentenciar en el último minuto. Falló y el entrenador del Atlético Guardés pidió tiempo muerto a falta de once segundos, pero sus jugadores no consiguieron forzar la prórroga.