Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

nico rodríguez Regatista vigués

“Teníamos claro que íbamos a sufrir toda la semana”

Jordi Xammar y Nico Rodríguez, en el podio.

Jordi Xammar y Nico Rodríguez, en el podio.

El vigués destaca que “hay mucho sacrificio en esta medalla”

decoration

– Ahora ve la medalla y ¿qué es lo que piensa?

– En todo el trabajo y sacrificio que hay hasta llegar a este momento. Han sido muchas cosas. Todo es muy bonito cuando se habla de la medalla y se celebra, pero el camino no es fácil. Ha merecido mucho la pena y la verdad es que hoy me acordé de esto. Hace cinco años yo estaba en un hotel estudiando holandés, para iniciar una nueva vida como buen gallego. Y ahora estoy en Tokio a punto de entrar en directo en La1 con una medalla en el bolsillo. Poco más tengo que decir.

– Hace cinco años recibió la llamada de Jordi. Tomó en nada una decisión que ahora se ha visto que era exitosa, pero en aquel momento....

– Exacto. Tomar esa decisión no era fácil porque te genera muchas incertidumbres e inseguridades. También conllevaba muchas cosas a nivel personal por la familia, los amigos…ha merecido la pena. Hubiese pasado lo que hubiese pasado hoy ya habría merecido la pena. Pero sin duda acabar con una medalla es una locura.

– ¿Vivieron la medal race con más presión de lo habitual?

– Toda la semana ha estado cargada de presión. Ha sido muy dura. Hemos tenido demasiados altibajos durante la competición. Tuvimos momentos complicados porque el primer día no empezamos bien, el segundo día tuvimos una rotura que nos lastró un poco en la velocidad del barco. Son cosas que se van dando y tienes que asimilar para que todo siga hacia adelante.

– ¿En esta regata salieron con la idea de proteger el bronce o de buscar la plata?

– La prioridad era no perder las medallas y luego luchar por la plata. La idea era salir bien y gestionar en función de lo que hubieran hecho los suecos. A partir de ahí madurar la regata. Se dio que ellos también se colocaron con nosotros en cabeza y no fuimos capaces de superarlos. Las aspiraciones siempre tratamos de que fuesen más. Aún así el bronce era una prioridad no perderlo.

27

Nico Rodríguez y Jordi Xammar ganan el bronce en el 470 de vela en Tokyo 2020 EFE, Reuters

– Es fácil suponer que hay un momento de la regata en la que ya olvidan la plata y solo se centran en el barco de Nueva Zelanda.

–En la segunda ceñiza los ingleses y los neocelandeses se van al otro lado y los suecos nos acompañan en barlovento. Intentamos cerrar a los kiwis a la derecha y los suecos a nosotros. Se dio la circunstancia de que salimos perjudicados y se nos complicó algo la regata. Pero al final todo salió bien porque el resto se quedaron algo rezagados y solo el americano llegó para meterse en el medio. Así pudimos ir tranquilos y cerrar el día como se merecía.

–Las condiciones de esta última regata han sido bastante buenas, pero la semana ha resultado extraña, con demasiadas variaciones.

–Ha sido un campeonato muy cambiante. Mucha variedad. Inestabilidad en el campo de regatas, diferencias de presión grandes en una misma regata. Hubo una prueba en la que nos quedamos completamente tirados. Hemos tenido que sufrir mucho y hemos salvado muchos “match ball” que podrían haber hecho que hoy no estuviésemos en el podio.

–El día anterior fue complicado para el equipo por el palo de los dos 49er. Imagino que para ustedes no fue sencillo aislarse de la situación.

–Nosotros intentamos hacer nuestro trabajo. Es verdad que hubo un momento muy duro en tierra porque el equipo sufría. Tratamos de seguir haciendo nuestro trabajo, la recuperación en la bici, el fisio...seguir la rutina de un día normal. Tratamos de evadirnos de lo que había alrededor aunque al final son compañeros y nos dolió verles así. Podíamos haber sido perfectamente nosotros.

– ¿Pensaron que en algún momento se venía todo abajo?

–El trabajo con Patri, la psicóloga, ha sido fundamental. Sabíamos que veníamos a sufrir, a pelear, a luchar y que nadie nos iba a regalar nada hasta el útimo día. Teníamos las ideas muy claras y se ha cumplido todo lo que esperábamos. Era importante saber que las cosas no iban a venir solas y que tendríamos que trabajarlas. Lo teníamos asumido desde el primer momento.

Compartir el artículo

stats