El Solventis de Alberto Moro y Manuel “Malalo” Bermúdez de Castro fue el primer barco en alcanzar el Carrumeiro Chico en la prueba estrella del 46º Conde de Gondomar – Gran Premio Zelnova Zeltia Banco Sabadell.

La tripulación del Monte Real Club de Yates firmó una estupenda regata y tras salir a las once de la mañana de Baiona y navegar durante cinco horas y cincuenta minutos, prácticamente todo el recorrido en popa, empujados por un viento constante del sur, logró alcanzar la mítica roca de Corcubión por delante del resto de la flota.

Por detrás del Solventis, con apenas dos minutos de separación unos de otros, fueron pasando por el Carrumeiro Chico el Magical de Julio Rodríguez (RCN Vigo), que trata de revalidar la victoria lograda el año pasado en el Conde de Gondomar; el Aceites Abril de los hermanos Luis y Jorge Pérez Canal (RCN Vigo), que busca su quinta victoria en el trofeo tras las conseguidas en 2013, 2016, 2017 y 2018; y el Corsario de Jorge Durán (CY Vilagarcía), que no gana el Conde desde 2015.

Con algo más de distancia, aunque no demasiada, llegaron el Pairo-Marnatura de José Luis Freire (RCN Vigo), con Luis Bugallo a los mandos; y el Marías del portugués Manel María (MRCYB), los otros dos barcos que formaron parte el núcleo duro de la flota, navegando bastante cerca unos de otros durante prácticamente todo el recorrido.

El barco más pequeño de los que participan, el First 31.7 Mar de Frades- Ronáutica Marinas, de Jorge Carneiro (Ro Yatchs), fue el último en virar el Carrumeiro. Lo hizo a las siete y seis minutos, ocho horas después de haber salido de Baiona.