Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coudet eleva el listón a la cantera

El incremento de la exigencia competitiva y la mayor competencia por el puesto con los nuevos fichajes frenará la presencia de jóvenes canteranos en el primer equipo celeste - José Fontán se gana los galones

Denis Suárez y José Fontán felicitan a Sergio Carreira tras su gol al  Levante. |  // LOF

Denis Suárez y José Fontán felicitan a Sergio Carreira tras su gol al Levante. | // LOF

La pasada temporada fue pródiga en buenas noticias para la cantera del Celta. Siete canteranos (Sergio Carreira, José Fontán, Gabri Veiga, Miguel Rodríguez, Lautaro de León, Hugo Sotelo y Carlos Domínguez) debutaron en LaLiga con el primer equipo en una campaña histórica, que se cerró con el ascenso del filial a Primera RFEF y la posibilidad de alcanzar la Segunda División, frustrada con la injusta derrota frente al Bilbao Athletic en la primera eliminatoria del play-off de promoción.

El aterrador arranque de campeonato, la falta de efectivos en determinadas posiciones y las lesiones llevaron primero a Óscar García y, tras el despido de éste, a Eduardo, el Chacho, Coudet a tirar de talento canterano para llenar huecos y los chicos respondieron al desafío con un prometedor rendimiento sobre el verde.

Las cosas han cambiado este curso, pues el Chacho dispondrá de más y mejores recursos en todas las posiciones. Las incorporaciones de Franco Cervi y Matías Dituro, sumadas a los otros cuatro fichajes que el club ha programado este verano, incrementarán de forma notable la competencia en el grupo (algo que Coudet considera imprescindible para dar un salto cualitativo que el club persigue) y permitirán al técnico tener dobladas prácticamente todas las posiciones con jugadores de su gusto.

La llegada de los nuevos fichajes frenará inevitablemente las oportunidades de acceso al primer equipo para los canteranos, con el agravante de que no es el Chacho un técnico proclive a cambiar lo que funciona. El preparador argentino suele apostar un once que prácticamente se puede recitar de carrerilla y que no acostumbra modificar sin que medien sanciones o lesiones. Incluso en los cambios suele ser el predecible el actual entrenador del Celta.

La creciente exigencia y mayor competencia auguran una dura batalla por el puesto, elevando el nivel general del grupo en el que seguramente los chicos de la cantera van a ser una excepción. Este decreciente protagonismo ya se ha trasladado a la concentración de pretemporada de Marbella, adonde Coudet solo se ha llevado a un par de los chavales de la cantera que debutaron el pasado curso con el primer equipo (José Fontán y Hugo Sotelo). A ellos iban a unirse Carlos Domínguez (un chico que gusta mucho al técnico) y, a finales de la pasada semana también Iker Losada y Gabri Veiga, pero los tres tuvieron finalmente que quedarse en Vigo tras dar positivo en coronavirus en las pruebas serológicas que se les realizaron antes de emprender el viaje a la ciudad malagueña.

Las mayores dificultades que los canteranos tendrán para disponer este curso de oportunidades en LaLiga no van a impedir, sin embargo, la llegada de savia nueva al primer equipo. Casi en cada temporada en la última década, algún futbolista formado en la casa ha conseguido asentarse en Primera División y ésta no va a ser una excepción. No es precisamente el Chacho un entrenador que mire el carné de identidad a la hora de conceder oportunidades. La edad no importa, si el chico lo vale y lo merece.

El elegido es José Fontán, que ya se ganó a pulso los galones el pasado curso, y que esta temporada será ya a todos los efectos jugador del primer equipo. El arousano alternará su papel como cuarto central con el de segundo lateral izquierdo en determinados partidos, pues el club prevé incorporar otro lateral izquierdo de perfil netamente ofensivo. Fontán renovará su contrato la próxima semana al regreso del equipo a Vigo.

La menor presencia de canteranos en el primer equipo se verá compensada en cierto modo con la participación del filial en Primera RFEF, una nueva categoría más profesionalizada que la antigua Segunda División B, que va obligar al Celta a redoblar el esfuerzo competitivo. Onésimo Sánchez, el técnico que logró el pasado curso el mejor resultado histórico del Celta B, será el encargado de acometer la profunda reestructuración del filial emprendida con notable éxito la pasada temporada.

Será en esta nueva categoría donde los chicos tendrán que crecer, con la ventaja de que, a diferencia del pasado curso, Onésimo podrá contar con la mayoría de sus canteranos en los entrenamientos, lo que seguramente incrementará su participación de los partidos de los fines de semana con el segundo equipo, que volverá a mezclar foráneos futbolistas veteranos con los principales talentos formados en la casa.

Alguno de estos últimos, como Sergio Carreira, sin espacio actualmente en la primera plantilla, han optado por salir cedidos para seguir progresando en un equipo de Segunda División que le garantice minutos.

Resta por comprobar cómo puede afectar la competencia de los nuevos fichajes del filial, más experimentados y curtidos, a las oportunidades que pudieran surgir en el primer equipo. Algunos de los que estaban el pasado curso, como Alfon o Jordan Holsgrove, ya gozaron del favor del Chacho en algunos partidos y tanto el delantero manchego como los recién llegados Álex Carbonell, Carlos Beitia y Gorka Campos se entrenan a sus órdenes estos días en Marbella.

Las oportunidades para los canteranos no abundarán el próximo curso y serán los propios chicos, si los vaivenes de la competición les concede un resquicio, los que tendrán que ganárselas a pulso.

Kevin Vázquez: “Tenemos muchas ganas de empezar a competir y a ganar”

La exigencia de Eduardo Coudet en la concentración marbellí es máxima, tal como ha constatado Kevin Vázquez en vísperas de que el equipo celebre contra el Atlético Sanluqueño el primero de los tres encuentros de preparación programados esta pretemporada. “Llevamos aquí diez días muy duros, muy intensos, corriendo y también haciendo ya un buen trabajo de campo con balón”, certificó en declaraciones a Celta Media el lateral nigranés, que afirmó tener “ganas de jugar ya los amistosos”. El zaguero canterano valoró la buena dinámica del grupo que ya viene del año anterior, así como la aportación de las nuevas incorporaciones.

Kevin destacó que con el Chacho los amistosos no son tales y el duelo de hoy frente al equipo en que se formó Nolito no va a ser una excepción. “Es un amistoso que no es un amistoso y menos con el Chacho, que nos aprieta muchísimo. Tenemos muchas ganas de empezar a competir, de ver cuáles son nuestras sensaciones y de empezar a ganar ”, ha explicado el de Camos, a quien estos días el técnico está empleando como improvisado lateral izquierdo.

En la víspera del partido frente al Atlético Sanluqueño, el plantel celeste tan solo se entrenó en sesión vespertina. Las excepciones fueron Renato Tapia y Okay Yokuslu, llegados en la tarde del pasado lunes a Marbella, que se ejercitaron también por la mañana al margen del resto del grupo.

Compartir el artículo

stats