“Llegó el día tan esperado. Estoy muy contento y agradecido al Celta por confiar en mí”. Estas fueron las primeras palabras de Franco Cervi tras hacerse oficial a mediodía de ayer su fichaje por el Celta, con el que el atacante argentino, de 27 años, se ha comprometido por las próximas cinco campañas, hasta el 30 de junio de 2026.

El primer fichaje del conjunto vigués para la temporada 2021-22 agradeció a su familia el apoyo que la ha prestado y no se olvidó del Benfica, su anterior club, donde pasó “grandes momentos” antes de emprender, de la mano de Eduardo, el Chacho Coudet, una nueva aventura profesional en LaLiga. “Estoy feliz de haber pasado a este gran club con las mejores motivaciones y mucha ansiedad”, señaló Cervi en declaraciones al canal oficial del Celta. “Esta tarde conoceré a mis nuevos compañeros, Y bueno, con muchas ganas”, relató horas antes de incorporarse al trabajo en la ciudad deportiva.

El jugador explicó que ha seguido con atención al Celta en estos últimos meses y destacó la calidad de su plantel del plantel. “He visto partidos de la pasada temporada y hay mucha calidad en todos los jugadores. Tengo muchas ganas de compartir los primeros entrenamientos y conocerlos más”, confesó.

No faltaron en esta primera intervención referencias a su mentor y principal artífice de su fichaje, Eduardo Coudet, con quien espera revivir los éxitos logrados en Argentina. “Fue el entrenador en mis primeros pasos en Argentina y vivimos grandes momentos, que también espero vivir en nueva esta etapa aquí”, apuntó.

La contratación de Franco Cervi se ha formalizado por un montante cercano a los 6 millones de euros. Tras una larga negociación con el Benfica, en la que el Celta se benefició de la presión ejercida por el futbolista, que rechazó ofertas de mayor calado por su deseo de vestir de celeste a las órdenes de el Chacho, la operación se ha concretado en un monto fijo de 4,5 millones (algo más de lo acordado en enero), al que habría que sumar 1,5 millones en variables, si el Celta se clasifica entre los diez primeros y Cervi disputa el 60 por ciento de los partidos.

Con el fichaje de Franco Cervi, Coudet incorpora a un futbolista cuya carrera él mismo alumbró y aportará, según ha destacado el Celta, “técnica, velocidad y ocasiones de gol”.

Al margen de su buena condición técnica, desborde y capacidad asociativa, el preparador celeste ha valorado la versatilidad del futbolista, cuya posición más habitual ha sido la de extremo izquierdo, pero que puede desenvolverse con soltura en cualquiera de las demarcaciones del frente de ataque.

Franco Cervi tampoco se olvidó en su primera intervención como celeste de los aficionados, a los que prometió compromiso y entrega. “Espero responder con toda la motivación al apoyo que ustedes me dieron y asegurarles que siempre voy a entregarme por este equipo y por este club.”, afirmó.

El jugador hizo también un guiño hacia las instalaciones de la Ciudad Deportiva Afouteza, que tuvo la oportunidad de conocer hace unos días, y de la propia ciudad, que le ha causado una buena impresión. “No he podido caminar mucho, pero me gusta mucho todo lo que es la zona del centro, pero aún me queda mucho por conocer”, relató Cervi. “Estoy feliz de estar aquí”, remachó.

Franco Cervi (San Lorenzo, 1994) se formó en las categorías inferiores de Rosario Central, donde llegó a los 6 años. Su mentor futbolístico fue Eduardo Coudet, que lo hizo debutar con el primer equipo en febrero de 2015.

El primer fichaje estival del Celta ha disputado 224 encuentros a lo largo de su carrera profesional anotando 28 goles y repartiendo 37 asistencias. En su palmarés destacan dos ligas portuguesas, dos supercopas de Portugal y una copa lusa. El nuevo fichaje celestes ha sido internacional absoluto con Argentina en cuatro ocasiones y ha anotado un gol con el combinado absoluto albiceste.

El argentino, única cara nueva en una sesion sin Denis Suárez, positivo en coronavirus

Franco Cervi fue ayer la principal novedad en la vuelta al trabajo del Celta, que ayer retornó a los entrenamientos en la ciudad deportiva de Pereiras para iniciar su puesta a punto de la nueva temporada, la primera que Eduardo, el Chacho, Coudet inicia desde cero. La mala noticia de la jornada la protagonizó Denis Suárez, que no ha podido reincorporarse al trabajo tras dar positivo en coronavirus en las pruebas PCR que le fueron practicadas a la plantilla el pasado sábado en cumplimiento del protocolo anti-COVID establecido por LaLiga. El Celta no ha confirmado el positivo del salcedense positivo, aunque tampoco lo ha hecho cuando ha ocurrido en anteriores ocasiones por tratarse de información personal sujeta a protección de datos. La ausencia del salcedense ensombreció un tanto una primera de trabajo que comenzó con pruebas médicas y de esfuerzo físico antes de que los jugadores tuviesen una primera toma de contacto con el césped. El Chacho Coudet no tuvo ayer a sus órdenes a los cuatro internacionales celestes que van a retrasar algún tiempo su reincorporación a los entrenamientos: el portero Iván Villar, el defensa Néstor Araújo y los centrocampistas Renato Tapia y Okay Yokuslu. Este último podría no regresar ya a Vigo, si en las próximas semanas se resuelve su venta. El técnico tampoco contó ayer con Gabriel Fernández y Juan Hernández, que cuentan con permiso del club para retrasar su vuelta al trabajo a la espera de que se resuelva su futuro. Sí estuvieron, en cambio, David Costas y Emre Mor, que no entran en los planes del Celta. La buena noticia de la jornada la protagonizó Rubén Blanco, que podrá eludir el quirófano, según confirmó ayer el doctor Cota en declaraciones a la Radio Galega. El portero mosense seguirá un plan específico de recuperación con la idea de esta disponible para el inicio de Liga. “Tal y como está yendo, en este momento sí evitaría tener que ser operado. Tenemos que hacer un programa de prevención para la lesión vuelva a pasar y disminuir el riesgo de que pueda volver a pasar. Intentaremos que empiece a entrenar y según sus sensaciones iremos dando los siguientes pasos”, explicó el facultativo.