Se acerca el momento de la temporada. Asoman por el horizonte los Juegos Olímpicos y los atletas van ajustando su estado de forma. Ya nadie puede esconder lo que tiene. Es la hora de dar la cara y es ahí cuando aparece el genio y el trabajo. Sucedió ayer en Getafe en el cierre del Campeonato de España al aire libre donde dos de las grandes estrellas del atletismo gallego, Ana Peleteiro y Adrián Ben, se colgaron el oro tras brillar con dos actuaciones individuales que llenan de esperanza de cara a la cita que ambos tendrán dentro de unas semanas en Tokio. Con distintos objetivos, pero igual ambición.

Adrián Ben se impone en lameta de los 800 metros. EFE

En el caso de la saltadora ya no es noticia que regrese a casa con un nuevo título de campeona de España (undécimo de su carrera, el quinto al aire libre) porque hace tiempo que se ha quedado sin rival. Ella compite contra sí mismo, contra sus registros. La gallega ha ido afinando su estado de forma de forma constante pese a que algunas actuaciones en los mítines de primavera dejaron ciertas dudas. Ella e Iván Pedroso, su entrenador, permanecían tranquilos porque sabían que el momento de la verdad llegaba en este campeonato. En Getafe era donde Ana Peleteiro tenía la intención de mostrar sus armas de cara a la cita olímpica. Y no falló. No se conformó con casi ninguno de sus saltos pese a que no tardó en irse a 14,50 metros (ventosos) en su segundo intento. Se apreciaba en sus intentos que la idea era ir mucho más lejos, que había llegado a Getafe dispuesta a dejar en el ambiente una sensación importante. Y a fe que lo hizo. En el último intento la gallega –y pese a que tenía en ese momento el viento en contra– se fue a 14,61 que supone la mejor marca española de la historia al aire libre, superando por un centímetro el registro de Carlota Castrejana que ya tenía dieciséis años. No es récord de España porque la propia Peleteiro ya ha sido capaz de irse en pista cubierta a 14,73 (actual récord de España). Pero ser también la española que más ha saltado al aire libre era otro de sus objetivos inmediatos. Inevitablemente la conquista de Peleteiro supone un aval extraordinario de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio. La marca lograda ayer es la séptima mejor de la temporada y la confirma como una de las aspirantes a subirse al podio en Japón. Ayer se cargó de razones para pensar en ello como la propia Ana Peleteiro se encargó de decir en la zona mixta. “Este año estamos enfocados en llegar en plenitud a los Juegos. Ya llevo dos y no podía perder esta oportunidad. Tanto Iván (Pedroso, su entrenador) como yo estamos enfocando todas las energías hacia Tokio, me hace mucho ilusión estar allí”, comentó la atleta gallega tras su victoria.

Con miras a los Juegos se mostró ambiciosa: “Siempre lo digo. Desde pequeña sueño con ser medallista olímpica. Es más, sueño con ser campeona olímpica, no voy a ser hipócrita. Sé como está Yulimar (Rojas, su compañera de entrenamientos venezolana doble campeona mundial), en un estado de forma increíble, pero también sé que nada en esta vida se regala, todo hay que lucharlo hasta el último momento, y allí estaré yo, luchando hasta la última bala para dar lo mejor de mí”.

“Si doy lo mejor de mí y sale una competición como la de hoy, con buenas sensaciones y luchando hasta el último salto, que es lo que estamos entrenando todo el año, quiere decir mucho. Sé que estoy en buena forma, pero aún me queda la última notita”, precisó.

La otra gran noticia para el atletismo gallego en el día llegó de la mano de Adrián Ben, el joven mediofondista de Viveiro que ayer consiguió el primer título de campeón de España tras superar a Saúl Ordóñez, el gran favorito, en un portentoso final que se cocinó en el cambio de ritmo brillante que el gallego firmó en la última curva. A rebufo de Álvaro de Arriba, que fue el primero en desatar las hostilidades, Ben cambió en la última curva y se fue incontenible en la recta para hacerse con la victoria en 1:47.07. Por detrás, Ordóñez, progresó hasta el segundo puesto (1:47.14) y Pablo Sánchez Valladares, que había tirado del grupo en la primera vuelta (53.92 en el 400) cerró el podio con 1:47.33. De Arriba pinchó en los últimos metros y llegó cuarto (1:47.44), por delante del líder español del año, Javier Mirón (1:47.79), que tiene mínima olímpica junto a Ben.

“El año pasado tuve una lesión de fémur que me impidió hacer la temporada a are libre, pero este hemos trabajado muy bien, y hoy, además, tenía una mano más ayudándome, mi entrenador Mariano (Castiñeira), que falleció el año pasado, y me gustaría dedicárselo, a él y a mi familia y amigos”, afirmó Ben entre sollozos.

Ben es el único español con plaza olímpica segura en el 800 (logró la mínima el año pasado y a esto ha sumado el título nacional que suele aprovecharse para “desempatar” cuando existen dudas). Pero ya no hay con él. Los otros dos serán escogidos por el seleccionador, José Peiró. En Tokio lo tendrá claro: “Yo siempre que corro es para ganar. Hay veces que sale mejor y otras peor, pero no voy a ir a darme un paseo, sino a dar lo mejor, a representar a mi país”.

Galicia cierra su concurso en Getafe con un total de cuatro medallas de oro y una de bronce después de las dos victorias conseguidas ayer por Adrián Ben y Ana Peleteiro. El viernes Jean Marie Okutu logró el bronce en salto de longitud confirmando que sigue siendo uno de los valores seguros del atletismo gallego. Y el sábado firmaron dos grandes actuaciones Leticia Gil y Belén Toimil. La lanzadora de Mugardos firmó su mejor marca al aire libre (18,52, a solo doce centímetros del récord de España que ella misma consiguió hace meses). Por su parte Leticia Gil protagonizó una de las grandes noticias del fin de semana al lograr el primer oro nacional de su carrera gracias a un salto de 6,69 metros, récord gallego y quinta mejor marca española de la historia. Su emoción fue una de las grandes imágenes en Getafe.