El barcelonés Miguel Luque y el vigués Sebastián Rodríguez fueron los dos últimos nadadores españoles en conseguir la marca mínima para los Juegos Paralímpicos de Tokio y lo hicieron durante las Series Mundiales de Berlín, que pusieron punto final el 20 de junio al período clasificatorio.

Miguel Luque, que cuenta con seis medallas paralímpicas en las cinco últimas ediciones, logró la mínima A en la prueba de 50 metros braza SB3. El catalán con discapacidad física nadó en 49”00, un poco por debajo de la marca exigida para conseguir el billete a Tokio, que es de 49”34.

Otro veterano de la selección española, Sebastián Rodríguez, dio un importante paso para estar en sus sextos Juegos Paralímpicos y poder ampliar su palmarés de 15 medallas. Con un crono de 2’54”00, el vigués acreditó una marca mínima B en los 200 metros libre S5, que está fijada en 2’54”37.

En natación, España contará con 24 representantes en la cita japonesa, 15 hombres y nueve mujeres. Con el período de clasificación ya cerrado, tienen plaza femenina asegurada por haber conseguido mínima A cinco deportistas -Teresa Perales, Michelle Alonso, Sarai Gascón, Marta Fernández y María Delgado-, mientras que a las cuatro restantes optan Nuria Marqués, Ariadna Edo, Isabel Yinghua Hernández y Nahia Zudaire, todas ellas con mínima B.

En categoría masculina, sólo Toni Ponce, Íñigo Llopis y ahora Miguel Luque tienen garantizada la presencia en Japón, aunque hay otros 11 nadadores con mínima B que pueden optar a las plazas restantes: Luis Huerta, Jacobo Garrido, David Levecq, José Antonio Marí, Carlos Martínez, Miguel Ángel Martínez, Sergio Martos, Sebastián Rodríguez, Óscar Salguero, David Sánchez y Xavi Torres. La composición definitiva del Equipo Paralímpico Español se dará a conocer el próximo 14 de julio.