Capelo, con cuatro goles, dirigió ayer la remontada del Gran Peña. El partido se le complicó a los locales desde el inicio. Un mal pase al portero se convirtió en el primer gol de los visitantes, aunque el Gran Peña reaccionó creando oportunidades y así llegó el empate, obra de Capelo, el goleador de la noche. Pero al borde del descanso, y a pesar de que las mejores ocasiones habían sido del conjunto vigués, llegó una acción controvertida en el área, al señalar el árbitro unas manos dentro del área. Penalti, y el Areas se fue al vestuario por delante en el marcador. Uno abajo para el Gran Peña, pero mucho tiempo por delante, cuando, otra vez en los primeros minutos, un error defensivo ponía el partido muy cuesta arriba. Durante unos minutos, el Gran Peña pareció noqueado, pero enseguida reaccionó guiado por un Capelo imparable, que no sólo marcaba goles, sino que remontó el partido.