Vigo se prepara para celebrar la Gala del Deporte más especial de sus veintidós años de historia. El próximo 16 de junio los jardines del Pazo Quiñones de León en Castrelos (que repite como escenario después de su brillante estreno de hace un año) acogerá una fiesta en la que se introducen algunas modificaciones con respecto a anteriores ediciones por los demoledores efectos que la pandemia tuvo en la actividad deportiva.

Un homenaje a la última década

Un homenaje a la última década Redacción

Los organizadores de la Gala del Deporte (Concello de Vigo, FARO DE VIGO y Abanca) eran conscientes de que ésta no podía ser una fiesta más, que siguiese el patrón de anteriores celebraciones. El año 2020, que es el que se premia en esta edición, ha estado marcado decisivamente por la pandemia por el coronavirus que ha condicionado la vida y la actividad de los deportistas. La gran mayoría apenas pudo competir en condiciones mínimas. Se suspendieron casi todos los campeonatos internacionales, buena parte de los nacionales, y son contados los que pudieron acudir en 2020 a sus citas más importantes. Para muchos de ellos fue una temporada casi perdida. Elegir a los mejores de la temporada era una misión complicada. Por este motivo se llegó a la decisión de buscar un formato diferente. Aprovechando que con 2020 se cierra una década especialmente brillante para el deporte de la ciudad y su comarca la organización tomó la determinación de que en la gala del próximo miércoles se reconozca a los deportistas (masculino y femenino) más sobresalientes de los últimos diez años. De esta manera el acto acabará siendo un sólido repaso a lo mejor de la historia reciente del deporte vigués. Manteniendo el procedimiento habitual que se sigue en esta Gala del Deporte las federaciones han sido invitadas a presentar a sus candidatos partiendo de esa premisa y el jurado también ha aportado algún nombre en aquellas modalidades en las que pudiera faltar algún deportista especialmente destacado porque su federación se viese en la tesitura de tener que elegir entre un par de aspirantes muy sólidos. La idea por encima de todo era evitar llamativas ausencias en una cita tan especial como la que se vivirá la próxima semana.

De esta manera, hay 45 deportistas que aspiran a ser elegidos como el mejor y la mejor de la última década en Vigo. De ellos 32 aspiran al premio masculino y 13 al femenino. Ahí están todos los deportistas que a lo largo de la última década se llevaron el galardón al mejor del año en sus categorías.

En cuanto a la categoría promesa la organización de la gala no podía tomar la misma solución. Resultaba ridículo elegir al mejor de la década entre los más jóvenes teniendo en cuenta que la rotación de ganadores es constante al tratarse de un premio que se gana antes de cumplir los diecinueve años. Por este motivo se ha tomado la decisión de mantener la filosofía habitual y premiar a los jóvenes teniendo en cuenta los méritos que han hecho durante 2020. Es cierto que habrá con seguridad ausencias importantes por la imposibilidad de muchos de ellos de competir durante la temporada, pero las entidades organizadoras no querían dejar vacío el palmarés. Las federaciones en este sentido han presentado un total de veintisiete candidatos que aspiran a suceder en el palmarés a la baloncestista Noa Comesaña y al regatista Martín Wizner en el palmarés. De los que aspiran al premio, nueve son chicos y dieciocho son chicas. Llama la atención la abrumadora mayoría de candidatas, pero es también una tendencia creciente en la Gala del Deporte en los últimos años y que pone en valor el peso que en el deporte vigués han cobrado las mujeres, una marea imparable y que en los últimos años se ha puesto de manifiesto en la gran fiesta del deporte vigués.

En la presentación celebrada ayer Abel Caballero destacó la importancia que tenía celebrar la gala precisamente después de un año tan complicado. El alcalde de la ciudad, que estuvo acompañado por el gerente de FARO, Pedro Costa; el jefe de zona de Abanca, Alfonso López; y el concelleiro de Deporte, Manel Fernández, aseguró que la gala, más allá del nombre de los premiados, era un homenaje a todos los deportistas que compiten y a todas las personas que hacen deporte en la ciudad.