Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Felipe Miñambres, una gestión con más luces que sombras

Miñambres, en la sede del Celta.

Miñambres, en la sede del Celta. Marta G.Brea

Felipe Miñambres inicia su sexto año al frente de la dirección deportiva del Celta tras un lustro con más luces que sombras en el que el ejecutivo astorgano ha alternado fichajes que han proporcionado un gran rendimiento al equipo y generado altas plusvalías para el club (Lobotka, Maxi Gómez, Renato Tapia) con sonoros fracasos que han supuesto una gran inversión y no ha habido modo de quitarse de encima (Emre Mor); jugadores con buena pinta que no han respondido, en todo o en parte a las expectativas (Sisto, Jensen, Hjulsager); y ha formalizado también operaciones puramente crematísticas, en las que el aspecto económico ha prevalecido claramente sobre el futbolístico (Álvaro Lemos, José Naranjo, Álvaro Vadillo).

Las fórmulas de contratación han sido también diversas, aunque los compras de jugadores en propiedad han superado con creces a las cesiones. Los fichajes a préstamo han sido especialmente frecuentes en los mercados de invierno y en esta última temporada debido a la drástica reducción de ingresos derivada de la pandemia.

En el lustro que lleva dirigiendo la planificación deportiva del Celta, Felipe Miñambres ha concretado 37 fichajes, de los que 24 han sido adquisiciones en propiedad. El gasto en fichajes ha rondado en estos cinco años los 100 millones de euros (99,8), entre los que se incluye el pago de alguna cesión (Rafinha). Algunas de estas compras han generado notables plusvalías a las arcas del club. Las más significativas son las de Maxi Gómez (comprado por algo más de 4 millones y vendido por 30) y Stanislav Lobotka (adquirido por 5 y vendido por cerca de 23).

Trece de las operaciones realizadas por Felipe Miñambres se ha concretado a través de cesiones, aunque solo cuatro de ellas (Rossi, Junior Alonso, Rafinha y Murillo) se formalizaron en el mercado estival.

Fichajes realizados por Miñambres. Simón Espinosa

El gasto en fichajes ha ido creciendo sostenidamente hasta la pasada campaña, en que cayó abruptamente por causa de la pandemia. Así, en su primer año al frente de la dirección deportiva, con el equipo participando en la Europa League, el Celta se gastó poco más de siete millones en los fichajes de Pione Sisto, Facundo Roncaglia, Álvaro, Lemos, José Naranjo y Andrew Hjulsager (éste último llegado en enero).

En su segunda temporada, el gasto ascendió a 23,5 millones. Llegaron Maxi Gómez, Jozabed, Lobokta y Emre Mor, mientras que en el tercer año se incorporaron al equipo Néstor Araújo, Okay Yokuslu, Fran Beltrán, Mathias Jensen, David Juncà y Junior Alonso (cedido).

El mayor gasto de la etapa de Miñambres (y de la historia del club) se produjo en el verano de 2019 con la denominada “Operación Retorno”, que fue posible gracias a la venta de Maxi al Valencia y por la que retornaron al Celta Denis Suárez, Santi Mina y Rafinha (por cuya cesión se pagó un millón al Barcelona), además de Nolito, firmado tras el confinamiento después de quedar libre del Sevilla. El monto desembolsado en fichajes alcanzó esta temporada 41 millones, a los que hay que añadir lo pagado por las cesiones invernales de Filip Bradaric y Fedor Smolov.

El pasado curso, con motivo de la pandemia, el gasto en fichajes se desplomó hasta los 2,5 millones, correspondientes al fichaje de Miguel Baeza y al medio millón que se pagó en enero al Racing de Avellaneda por la carta de libertad de Solari.

En cinco años al frente de la política de fichajes celestes, Miñambres ha vivido muy buenos, pero también muy angustiosos momentos. La felicidad que supuso su primera campaña, con la semifinal europea frente al Manchester United y la semifinal copera frente al Alavés, se vio oscurecida con los graves problemas deportivos de las temporadas 18-19 y 19-20, en las que el Celta eludió el descenso en la última jornada de Liga. Su mano con los entrenadores ha estado en entredicho. En cuatro años (Eduardo Berizzo lo heredó de Miguel Torrecilla) nada menos que seis han desfilado por el banquillo de Balaídos: Juan Carlos Unzué, Antonio Mohamed, Miguel Cardoso, Fran Escribá, Óscar García y Eduardo Coudet.

Compartir el artículo

stats