Un tanto de Eloy Fariña permite al Villalonga soñar con volver a la Tercera División y desató la euforia entre los aficionados celestes. Los celestes necesitaban la victoria porque, en un hipotético triple empate con el Gran Peña, su rival de esta jornada, y el Pontevedra B, salían beneficiados.

Desde el primer minuto se lanzaron a por ella y muy pronto encontrarían su premio. Corría el minuto 7 de juego cuando Javi sacó una falta directa que rechazó el meta vigués, pero el rechace le cayó a Eloy que la empujó a la red.

A partir de ahí, el Villalonga utilizó como mejor sabe sus armas, presión sobre la salida de balón y repliegue rápido para cortar líneas de pase y lanzar un contragolpe letal. El Gran Peña apenas inquietó a Rodri en la primera mitad, más allá de algún disparo lejano y algún tímido acercamiento por el área.

En la segunda mitad, el guión se modificó muy poco, con un Villalonga centrado en defender y agarrar una contra que le permitiese sentenciar el encuentro y un Gran Peña que lo intentaba pero sin crear grandes ocasiones.

De hecho, las mejores ocasiones fueron locales, con un mano a mano con el portero visitante que no supo definir el delantero, un disparo al larguero y varias ocasiones en las que se rozó el gol. Sin embargo, los instantes finales fueron un suplicio para la parroquia celeste que, al no haber cerrado a tiempo el encuentro, temía una igualada del Gran Peña que los dejaba fuera de la disputa del play off de ascenso.

No fue así y el Villalonga conocerá esta semana a su rival y los días en los que va a disputar un play off en el que peleará por regresar a la Tercera División después de varios años penando por la Preferente